martes, 15 de septiembre de 2009

27 ESTADOS EUROPEOS BAJAN EL PULGAR A LA DICTADURA HONDUREÑA

PRENSA LATINA
Cero tolerancia al golpe en Honduras, dice UE

El secretario de Estado para la Unión Europea (UE), Diego López Garrido, precisó hoy que este bloque regional estudiará la restricción de entrada a personas que hayan apoyado el golpe de estado en Honduras.

Esta medida, propuesta por España, demuestra la posición europea de "cero tolerancia" al golpe de estado y a las autoridades que colaboran u obstaculizan la vuelta a la normalidad en el país centroamericano, así como la aplicación de los acuerdos de San José, apuntó López Garrido.

En la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la UE, el jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, anunció que su país a partir de esta semana impediría la entrada de un número importante de personalidades relacionadas con el gobierno de facto de Honduras por entorpecer el retorno del orden constitucional.

No obstante, el secretario de Estado aseguró que España esperará a que la UE tome una decisión sobre las eventuales sanciones antes de actuar, porque cualquier acción debe seguir una línea de congruencia y armonía dentro de la comunidad europea.

López Garrido valoró de "éxito" de la diplomacia española la adopción del documento, donde los 27 cancilleres de la UE condenan el golpe de estado en Honduras, la violación de los derechos humanos, además de exigir el retorno del orden constitucional y del presidente Manuel Zelaya.

El secretario de Estado también precisó que no hay un calendario previsto sobre la adopción o no de más medidas restrictivas contra Honduras. Subrayó que los 27 estados miembros de la UE suspendieron los contactos institucionales con el gobierno de facto de Roberto Micheletti, en señal de no reconocimiento.

El texto aprobado por los ministros de Asuntos Exteriores señala que la UE estará dispuesta a tomar nuevas medidas restrictivas, incluso hacia los miembros del gobierno golpista, si no se avanza hacia una solución negociada sobre la base del acuerdo de San José.

Asimismo, reclama a todas las partes implicadas y a las instituciones hondureñas abstenerse de incitar a la violencia. En este sentido, muestra su preocupación por las denuncias de transgresiones de los derechos humanos en el país, las detenciones arbitrarias y la represión de manifestantes pacíficos.

Los 27 estados miembros de la UE continuarán limitando sus contactos políticos con el gobierno de facto, el congelamiento de los pagos con cargo al presupuesto comunitario y la suspensión de la cooperación al desarrollo. Sólo se mantendrá el apoyo a la sociedad civil y la asistencia humanitaria, concluye el documento.