sábado, 5 de septiembre de 2009

AMÉRICA LATINA. HAY QUE HACER CUENTAS DE NUEVO

por Flavio Dalostto (dedicado a Lía Bruno)
(si te dicen que he muerto, desconfía)

En éstas últimas semanas, el Corazón del Continente ha sufrido un Paro Cardíaco: el Golpe de Estado en Honduras. Hubo un anuncio que lo presagiaba: la Masacre de Bagua en el Amazonas peruano, a manos de Alan García, sobre el Segundo Puente de Sangre. La arteria amazónica convulsionó y su ramalazo golpeó en Tegucigalpa, unas semanas después. Estuvimos esperando que Zelaya no se vaya o que se tire por paracaídas. No pasó así, y está bien. Al fin y al cabo son los huesos del hombre. Y nadie puede disponer de ellos, más que su propio dueño. Así que, solo el Coraje del Pueblo Hondureño, que resiste hace más de 2 meses la feroz dictadura empresaria, militar y clerical; le mantiene paralizado el Brazo al Golpe. Los golpistas, es decir, la élite hondureña beneficiada con el despojo centenario de las mayorías, han actuado con absoluta lógica de Guerra, y en eso no los podemos culpar. ¿Cómo culpar a un monstruo que defiende su propia existencia? Culparlo por no dejarse diluir, sería desconocer su instinto de supervivencia. Y creo, que a partir de este Golpe ni doblegado ni doblegante, hemos descubierto nuestras propias limitaciones y también posibilidades desconocidas. Cuando las consignas están vacías, se convierten en eslóganes para vender zapatillas; pero no para hacer revoluciones. Cuando los Sueños están henchidos de Viento Solar, la Vela del Barco de la Utopía se insufla como un Pulmón Gigantesco.

Honor y Gloria al Pueblo de Honduras, al Pueblo de Alturas; que nos da una lección formidable todos los días, que desafía cotidianamente nuestra propia mediocridad. "Aquí nadie se rinde", dice aquella-nuestra Gente. La única Batalla que se pierde es la que se abandona, dicen las argentinas y universales Madres de Plaza de Mayo. Gracias Honduras por ser Nuestra Maestra 2009 en el Arte de Soñar y Luchar para conquistar esos Sueños. Mi humilde Homenaje a Tu-Mi Pueblo, que nos conmueve hasta las Lágrimas. Pero igual, nuestras Lágrimas de Agua no se pueden igualar a las tuyas de Sangre, ni a las del Cordero Isis Obed Murillo, sacrificado por los Hijos de la Oscuridad, como a Zacarías, entre el Aeropuerto y el Altar.

A veces parece que, Latinoamérica sigue comportándose como el Peón maltratado del Patrón imperial. Incluso algunas actitudes de nuestros líderes, con un deseo sincero de creer, son bastante "peoniles"; porque quisieron creer lo increíble: Que la Máquina de Picar Pueblos nos reconocería como a sus Iguales.
Por otro lado, creo que las últimas décadas de neoliberalismo e individualismo, a algunos "supuestos compañeros", algo de especulación capitalista se les quedó pegada. Hemos aprendido a calcular y a restar. A vivir de lo que sobre. Y si no, mírenlo ahí al Presidente de El Salvador, el Funes-To; preocupado por permanecer y transcurrir, mientras su Vecino y Hermano Pueblo de Honduras es apuñalado. El hombre corresponsal de la CNN; aquel que ha cambiado al Farabundo Martí de paternidad, no me da ninguna confianza. Mauricio Funes,
quiere que el FMLN renuncie a su padre Farabundo y a su Tío Sandino; para obtener la paternidad adoptiva de Obama (a quien ya no quieren ni en su País). Así que "el tiempo está a favor de los pequeños, de los desnudos, de los ignorados"; menos en El Salvador, donde el presidente "Funes-To" le ha dicho a los campesinos que "no alcanzan las semillas para todos". Después de esto, no esperen de Funes-To, reformas agrarias; porque con ese gobierno salvadoreño "de izquierda", la única Tierra que tendrán los campesinos, es la que les queda en las uñas. Pero bueno, era un periodista "prolijo", "correcto" y había que ganar las elecciones, habrían dicho en el FMLN los que impusieron a Funes-To.

Es un proceso bastante común, esta lavandinización de los procesos revolucionarios; pero una cosa es la estrategia para poder virar, a veces más lento o a veces más rápido; y otra quedarse atado al Puerto Seguro, al Puerto Preciso, con la automentira de que se va navegando a alguna parte. La especulación política se ha vuelto parte de nuestra Cultura. La "ganancia" temporal le juega la pulseada a los sueños atemporales. El ahorismo corre cabeza a cabeza con el Futuro. Pero todo esto tenía que pasar, de alguna manera, para saber cuantos somos, quienes somos, y quienes moviéndose entre nos, no eran de nosotros. Tenemos que reflexionar sobre nuestros Procesos. Las Revoluciones deben ser patrimonio de los Pueblos, no de los dirigentes.

El problema, pienso yo, es que pusimos la Fe en el Petróleo, en las Armas, en un Periodista "famoso" y en Falsobama; en vez de ponerla en Nosotros, en nuestros Ideales, en nuestras Banderas, en la Nación Humana, en nuestros Gladiadores, que, inclaudicables, murieron saludando al César, en la ARENA del Circo Romano: Farabundo, Sandino, el Che, "los que van a morir, te saludan". Ahora, en cambio, solemos hacer Protestas de nuestro Amor al Rey, al que por lo bajo odiamos. Sonreímos si nos sonríe, y hacemos Muecas si nos amueca. Les regalamos Libros uruguayos con los que se limpiarán el culo. Seguimos, al fin, bailando con la música del Imperio. Ellos tocan, nosotros bailamos. Cierran el piano, y nos quedamos dormidos sobre el banco de la Plaza. Nos siembran de bases la Amazonia, y luego de hacer berrinche, nos palmean paternalmente y nos garantizan que serán para Bien. Que nos quedemos tranquilos, y nuevamente preferimos creerles. No hay liberación social si no hay liberación mental. La Conciencia del Pueblo, precedida de la "Acumulación de Fuerzas en el Silencio", es fundamental para Vencer. La Revolución se fortalece cuando ha puesto su Fe, no el guiño de Obama o en un periodista famoso; sino en cosas hechas de un material que no se agota nunca, ni se puede calcular el Límite de sus Reservas: La Esperanza en Nosotros.

Pero está bien lo de Honduras, en el sentido que nos alumbra lo que en realidad tenemos. Es malo mentirse. Hay que hacer cuentas, para saber cuantos porotos están de nuestro lado. Pocos pero Buenos. Habrá más, pero mejores. No podemos engañarnos tratando de pensar que alguien está a nuestro lado, cuando ya se fue. Y tenemos que volver a hacer Matemática Indoamericana, sumar y multiplicar, agregar, adherir. Poner nuestra Fe en los Principios y en los Valores. Cuando todo Tiembla, o cuando la Visión se vuelve borrosa, lo único seguro son los Principios, aquello por lo que vale la pena Vivir. Las modas pasan, los Principios quedan para siempre. Hondura nos alumbra insobornable
desde sus Ojos Abiertos el Continente. Por que su Fe está en Símismos, en la Causa de América, en su Bastión de Humanidad, en Dios.

Venceremos Hondureños, porque Ya Vencimos.
Solo estamos recordando como fue que Vencimos, para contárselo a los nietos.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/