viernes, 4 de septiembre de 2009

CHILE: MIOPÍA DE CLASE POLÍTICA CONDUCE A MAPUCHES HACIA GUERRA DE LIBERACIÓN. BACHELET PERMITE QUE LATIFUNDISTA BALEE A INDIOS

MILENIO
Se enfrentan a balazos en sur de Chile por crisis indígena

El gobierno repudió la violencia y pidió calma en voz del ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma. "La violencia no puede ser respondida con violencia y si optamos por ese camino estamos llegando a un punto muy delicado", dijo.

Activistas de la etnia mapuche y la familia de un agricultor mantuvieron hoy un enfrentamiento a tiros, aparentemente con perdigones, en el sur de Chile, en medio de las acciones que los indígenas realizan para recuperar predios que ancestralmente son suyos.

El gobierno repudió la violencia y pidió calma en voz del ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma. "La violencia no puede ser respondida con violencia y si optamos por ese camino estamos llegando a un punto muy delicado", dijo.

El hecho ocurrió cuando un grupo de comuneros mapuches intentaron tomar y quemar tierras pertenecientes a una familia de agricultores de la localidad de Ercilla, centro de múltiples protestas las últimas semanas.

La acción de los indígenas fue repelida por el jefe de la familia propietaria, Hernán Bayer. Los disparos habrían herido a tres indígenas, según versiones iniciales.

Los hechos además sucedieron en presencia de efectivos policiales, que no lograron detener el enfrentamiento, otro más que se registra en la localidad en las últimas semanas.

La crisis en la zona, ubicada a unos 700 kilómetros de la capital, recrudeció hace un par de semanas, cuando la policía abatió a tiros y por la espalda a un joven mapuche en una protesta similar.

El conflicto, aunque tiene varias aristas, está enmarcado en la histórica lucha por la recuperación de tierras que la etnia mapuche considera ancestralmente suyas.

El gobierno, aunque dice estar dispuesto a escuchar las demandas mapuches, alegó que ya cedió o regularizó a comunidades de esta etnia la propiedad de 650 mil hectáreas, desde 1990.

Según cifras oficiales, la pobreza azota a uno de cada cinco miembros de la etnia mapuche, un 50 por ciento más que el promedio general de la población.