lunes, 28 de septiembre de 2009

CRISIS HONDUREÑA DEBIDA AL GOLPE SEPULTA LA ECONOMÍA DE ESE PAÍS.

REUTERS
Crisis política asfixia economía de Honduras

El fuerte olor a pescado en la interminable columna de camiones paralizados en la frontera de Honduras sugiere que algo anda mal en el país, tres meses después del golpe militar.

La fila de camiones bloqueados durante días en El Amatillo, un paso fronterizo con El Salvador a 132 kilómetros al sudoeste de Tegucigalpa, llegó a extenderse por kilómetros después que el derrocado presidente Manuel Zelaya volvió el 21 de septiembre a Honduras y el Gobierno de facto selló el país e impuso un toque de queda.

Y aunque el tráfico comenzó a fluir nuevamente en las últimas horas, la crisis política desatada con el golpe militar del 28 de junio tiene contra las cuerdas a este país, donde el 60 por ciento de la población vive en la pobreza.

"Hay un costo tremendo que se está pagando por esta situación que se está viviendo y no solamente se puede medir en los daños cuantificables, sino también los intangibles, como la pérdida de oportunidades de inversión", dijo a Reuters el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, Amílcar Bulnes.

¿Cuánto está costándole la crisis a Honduras?
"La circunstancia es muy compleja. Sólo ponerse a calcular eso a uno le tiemblan las manos. Nosotros esperamos que el sector productivo se acomode las circunstancias", dijo el empresario.

Fuentes oficiales dijeron que el cierre de las fronteras de Honduras, en medio del corredor comercial de América Central, costó 20 millones de dólares diarios.
La inestabilidad política ahuyentó a inversores y paralizó al turismo. El Gobierno de facto calcula que el coctel de problemas políticos y económicos hundirá este año el Producto Interno Bruto entre un 1 y un 2 por ciento.