lunes, 21 de septiembre de 2009

HONDURAS: ANTE REGRESO DE ZELAYA AL PAÍS, DICTADURA INSTAURA ESTADO DE SITIO

EL PAÍS (ESPAÑA)
Micheletti decreta el toque de queda en Honduras tras el regreso de Zelaya

El presidente derrocado se refugia en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa al volver por sorpresa al país del que fue apeado por un golpe de Estado.- Afirma que busca el diálogo con el Gobierno de facto.

El Gobierno de facto de Honduras, encabezado por Roberto Micheletti, ha decretado el toque de queda en todo el país tras el regreso por sorpresa este lunes del depuesto presidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado el pasado 28 de junio. El Ejecutivo ha prohibido el tránsito por las vías públicas desde las 16 hora local (medianoche en la península española) hasta las 6 de la madrugada del martes para "conservar la calma". Zelaya, que se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, ha hecho un llamamiento a la población para que se acerque a esa legación diplomática y ha agradecido al presidente Lula su apoyo al darle refugio en la Embajada, en cuyas afueras se concentró una multitud de seguidores del ex mandatario.

"Estoy aquí en Tegucigalpa. Estoy aquí para la restauración de la democracia, para llamar al diálogo", ha dicho Zelaya, que aún no ha aparecido en público, en declaraciones recogidas por medios locales, a los que ha revelado también que llegó a Honduras desde Nicaragua, país donde ha pasado la mayor parte del tiempo desde que fue derrocado en junio. Según ha relatado, su travesía duró más de 15 horas y tuvo que utilizar "diferentes transportes" para poder llegar a su país. "Tuve colaboración pero no puedo decirlo para que no molesten a nadie", ha explicado.

Tras varias versiones inicialmente confusas acerca de su regreso al país centroamericano por primera vez después de que fue derrocado en un golpe de Estado el pasado 28 de junio, el Departamento de Estado de EE UU finalmente ha asegurado que Zelaya se encuentra en Tegucigalpa. Ian Kelly, portavoz de esa oficina, ha dicho en Washington que "tenemos confirmado que está en Honduras. Dónde está, no lo sabemos exactamente". Brasil ha ratificado que se encuentra en su Embajada en la capital hondureña, tras desmentirse su presencia en la sede de Naciones Unidas, donde se había comenzado a reunir una gran cantidad de seguidores del presidente depuesto.

También el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Jose Miguel Insulza, ha confirmado a través de un comunicado la presencia de Zelaya en la Embajada brasileña. En la nota, Insulza hace además un "llamamiento a la calma a los actores involucrados en este proceso" para evitar que se produzcan incidentes violentos y exige que las "autoridades del Gobierno de facto, presidido por Roberto Micheletti, se hagan responsables de la seguridad del mandatario derrocado. En declaraciones al canal Telesur, Zelaya dijo que había hablado con Insulza y que éste le había comunicado que se desplazará a Honduras este martes, extremo que no ha sido confirmado por la OEA.

Las declaraciones de Insulza y Washington respaldan la ofrecida previamente por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien aseguró que había hablado con Zelaya por teléfono desde Tegucigalpa. "Estamos sorprendidos gratamente de que Mel esté en Tegucigalpa y exigimos a los golpistas que respeten la vida y la diginidad de Zelaya, que le devuelvan el poder", dijo Chávez, quien se encontraba en un acto en una escuela de Caracas que transmitía la televisora oficial VTV. Según el presidente venezolano, Zelaya viajó "durante dos días por tierra, cruzando montañas, ríos, arriesgando su vida, y logró llegar a la capital de Honduras".

El gobierno de facto ha desmentido la información. Zelaya "está tranquilo en una suite de un hotel de Nicaragua", según Micheletti, que ha advertido en varias oportunidades de que si regresa a Honduras, Zelaya será detenido bajo cargos de traición a la patria, entre otros.

Inicialmente algunos miembros del Gobierno y seguidores de Zelaya habían informado de que se encontraba refugiado en un edificio de Naciones Unidas de la capital hondureña, noticia que fue desmentida por el organismo a través de la portavoz del Sistema de las Naciones Unidas, Ana Elsy Mendoza.

Zelaya ya había intentado retornar en dos ocasiones a Honduras. En la primera, el 5 de julio, quiso aterrizar en Tegucigalpa en un avión del Gobierno venezolano procedente de Washington, pero se lo impidieron los militares, que obstaculizaron la pista de aterrizaje en medio de una gran manifestación en favor de Zelaya. En la segunda, el 24 de julio, por tierra desde Nicaragua a través del puesto fronterizo de Las Manos, tras permanecer dos horas en la zona neutral, regresó ante la presencia de contingentes militares en el lado hondureño con la orden de detenerle.