martes, 29 de septiembre de 2009

HONDURAS: ¿SERÁ TUÁREG, LULA?

por Flavio Dalostto
Supongo que muchos de ustedes han leído la Novela Tuareg, del español Alberto Vásquez Figueroa. Es un relato sobre el honor de un hombre Tuareg y sobre la Ley más antigua e inquebrantable del Desierto: La Hospitalidad. Es apasionante en su sencillez profunda, visceral y húmeda en su sequedad, transportista del Alma. Tuareg nos recuerda el Hombre que fuimos y el que podríamos ser, si todo un Sistema de conveniencia y oportunismo no nos amordazara el Corazón para terminar haciendo lo que es "políticamente correcto". A Gacel, el tuareg protagonista de la Novela no le importa quedar bien con el Mundo, sino que le importa quedar bien consigo mismo. No actúa para ser aprobado. Actúa para aprobarse. Él es su único Juez, y su Vergudo también. Cuando la novela llega a tus manos, es imposible dejarla. Se convierte en un vicio literario, donde el pucho, el juego y el sexo quedan peleando por los premios-consuelo. Tuareg es esa novela que te eleva el espíritu, y por unas horas, al terminarla, mientras dura el Narcótico de su Epopeya, nos sentimos él, queremos ser él, es nuestro Pro-hombre, nuestro Héroe, nuestro Che africano, el último Macho sobre la redondez de la Tierra, cuya Palabra es más grande que un meteorito. Luego, lógicamente, el Sistema de Cosas nos abofeteará con los impuestos de la Luz, el horario del Trabajo y la sonrisa forzada con aquél que detestamos. Y volvemos a convertirnos en Casi-Hombres, revertimos el proceso darwinista y nos vamos para atrás, hasta convertirnos en la Tuerca primitiva, aquella que hace tan feliz a los que mandan.

Según Luis Martinez González:
"...la obra. 'tuareg' fue publicada por vez primera en 1980 y es, sobre todo, una novela de aventuras. pero en ella ejerce, asimismo, un papel muy importante el honor. De hecho, toda la trama se desarrolla a causa de que su protagonista, el tuareg 'inmouchar' Gacel Sayah necesita cumplir con las leyes de su pueblo acerca de la hospitalidad para salvaguardarlo. gacel es, como decimos, un noble tuareg del Sahara, que vive tranquilo en compañía de su mujer e hijos, dedicado a la caza. Un dia llegan dos desconocidos a su campamento, agotados por la dureza del desierto. Como mandan sus leyes, gacel les brinda hospitalidad, proporcionándoles una jaima donde descansar. Durante la noche, llega un destacamento de soldados que matan a uno de sus huespedes y se llevan al otro. A partir de entonces, el único objetivo del tuareg sera cumplir con sus tradiciones. estas dicen que las personas a las que se acoge están bajo la protección del anfitrión mientras permanezcan en su campamento. Por tanto, los soldados han roto esta ley, mancillando el honor de gacel, que, para ser restaurado, exige vengar la muerte de uno y rescatar al otro. Valiéndose de los ancestrales conocimientos de su pueblo, que les permiten moverse por el árido desierto con relativa facilidad, ejecuta su plan. asesina a quienes los atacaron y rescata a su huésped, descubriendo que se trata de Abdul-el-Kebir, un alto dirigente opositor del país."

Gacel en el Desierto del Sahara.
En la novela, llegan los franceses (argelinos) ala tienda del Tuareg, y a pesar de su resistencia, los soldados asesinan a uno de sus huéspedes y secuestran al otro. Luego el sirviente de Gacel le dice:
'No lo hagas! -suplicó- . Nada conseguirás. Gacel apartó el pie con desagrado.
-¿crees que debo consentir semejante ofensa? -inquirió con voz ronca- ¿Crees que seguiría viviendo en paz conmigo mismo, tras haber permitido que asesinen a uno de mis huéspedes y se lleven a otro?'

Lula en el País del Espejo
En la historia que esperemos jamás suceda, llegan los golpistas hondureños a la embajada de Lula, y a pesar de la resistencia, los soldados de Micheletti asesinan a uno de sus huéspedes y secuestran al otro.
Luego el ministro de Lula le dice por teléfono:
'No lo hagas! -suplicó- . Nada conseguirás. Lula apartó el pie con desagrado.
-¿crees que debo consentir semejante ofensa? -inquirió con voz ronca- ¿Crees que seguiría viviendo en paz conmigo mismo, tras haber permitido que asesinen a uno de mis huéspedes y se lleven a otro?'

Ojalá Lula sea Tuáreg.