miércoles, 30 de septiembre de 2009

HONDURAS URGENTE: FUERZAS QUE APOYARON GOLPE ABANDONAN A DICTADOR MICHELETTI

LA NACION (CHILE)
Fuerzas que apoyaron el golpe comienzan a dejar solo a Micheletti

La comunidad internacional volvió a condenar el estado de sitio que también molesta al Parlamento hondureño y a los empresarios, que presentaron un plan alternativo para solucionar el conflicto que incluye la restitución de Manuel Zelaya como Jefe de Estado.

Roberto Micheletti fue demasiado lejos. Esa parece ser la opinión, no sólo de la comunidad internacional respecto al establecimiento de un estado de sitio en Honduras, sino que también de sus partidarios, que apoyaron el golpe militar del 28 de junio.

Ayer el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general Romeo Vásquez, aseguró que una solución al conflicto político se acerca y que diferentes sectores sociales están buscando una salida.

“Veo que rápidamente estamos llegando a una solución, que es lo que todos estamos esperando”, dijo Vásquez, quien fue uno de los protagonistas del quiebre constitucional que terminó con el derrocamiento del Presidente Manuel Zelaya.

Sin dar detalles, el máximo jefe militar hondureño aseguró que hay procesos de diálogo en marcha que podrían desembocar en una pronta solución de la crisis, pero afirmó que el acuerdo “se va a lograr siempre y cuando haya disposición de las partes de sentarse a dialogar”.

De hecho, un grupo de influyentes empresarios hondureños propuso ayer un plan para superar la crisis política que contempla -como exige también el llamado Plan Arias que apoya la comunidad internacional- la restitución de Manuel Zelaya como Presidente. La salvedad está en que el Mandatario tendrá facultades restringidas y deberá presentarse al más breve plazo posible ante la justicia para que responder de los supuestos delitos que se le imputan, explicó el líder de los industriales, Adolfo Facussé. Además se considera el envío de una fuerza militar multinacional a Honduras integrada por unos 3.000 militares o policías de Canadá, Panamá y Colombia.

“El Presidente (de facto Roberto) Micheletti, de quien esperamos una actitud patriótica, volvería al Congreso ya no como presidente sino como un diputado más” y se buscaría para él una curul vitalicia, lo cual es inédito pero no está prohibido por la ley, aseguró Facussé, quien encabeza el grupo que hizo la propuesta. Ésta fue presentada, entre otros, a Micheletti; a los candidatos presidenciales, al embajador de Estados Unidos, Hugo Llorens, y al obispo auxiliar de Tegucigalpa, Juan José Pineda, que actúa como facilitador de las negociaciones entre el gobierno de facto y Zelaya.

PRESIONES DEL LEGISLATIVO
Ya el lunes, cuando el gobierno golpista comenzó a aplicar las restricciones a la libertad de reunión y de expresión, y se clausuraron dos medios de comunicación afines a Zelaya, el Congreso hondureño -que puso a Micheletti en el poder- se mostró disconforme con la medida sobre el estado de excepción y solicitaron la derogación del polémico decreto.

Micheletti respondió que analizaría la solicitud con la Corte Suprema, con el Tribunal Supremo Electoral y con los candidatos para las presidenciales del 29 de noviembre (que pese a no haber campaña, se mantienen en pie). De inmediato convocó también al consejo de ministros para analizar la derogación del decreto, dado a conocer el domingo, y que limitó las garantías constitucionales por 45 días.

Ramón Velásquez Nazar, vicepresidente del Congreso, explicó ayer que temían que las medidas de excepción empeorasen la crisis que amenaza con aislar internacionalmente al país, ilegalizar las elecciones de noviembre y golpear aún más fuerte la ya debilitada economía nacional.