sábado, 19 de septiembre de 2009

OBAMA RETROCEDE ANTE LIDERAZGO DE RUSIA. RETIRÓ PLAN ESCUDO DE MISILES. POLONIA DICE QUE FUE "REGALADA" A RUSIA POR EEUU

LA CAPITAL (ROSARIO, ARGENTINA)
Rusia celebra como una victoria la decisión de Obama sobre el escudo
El Kremlin de Vladimir Putin saludó como “valiente” la decisión de Barack Obama de retroceder con el escudo de defensa antimisiles en Europa Oriental, mientras polacos y checos expresaron su preocupación por la decisión del presidente estadounidense. En tanto, la Otán llamó a construir un nuevo sistema de seguridad antimisiles que incluya a Rusia, EEUU y Europa.

“¡Traición! Estados Unidos nos vendió a Rusia y nos acuchilló por la espalda”, comentó el diario polaco Fakt en primera plana. El presidente, Lech Kaczynski, dijo que le preocupa que la nueva estrategia de Obama deje a Polonia en una peligrosa zona gris entre Europa Occidental y la antigua esfera de influencia soviética en toda Europa Oriental.

Estados Unidos afirma que su ahora archivado proyecto de defensa antimisilística, que debía montarse en Polonia y República Checa, no estaba dirigido contra Rusia, sino contra la amenaza de Irán. Eventos recientes han causado nerviosismo en Europa Central y Oriental, una región controlada por Moscú durante la Guerra Fría. La guerra del año pasado entre Rusia y Georgia y los actuales esfuerzos rusos por recuperar influencia en Ucrania son los casos más visibles.

Temor en el Báltico. En Lituania, un pequeño país báltico que se separó de la Unión Soviética en 1991 y es ahora miembro de la Otán, también lamentó la decisión de Obama. La ministra de Defensa, Rasa Jukneviciene, dijo que el escudo habría aumentado la seguridad de Lituania, y que espera que la defensa antimisiles no sea excluida de futuras conversaciones sobre seguridad de la Otán.

Estados Unidos propone, en lugar del escudo, un sistema antimisil mucho más modesto, basado principalmente en tecnología ya existente, como las fragatas clase Aegis. En Praga, el canciller, Jan Kohout, dijo que hizo dos propuestas concretas a funcionarios estadounidenses para mantener la alianza bilateral: que Washington establezca una filial de la academia militar de West Point en Europa Central, y enviar un científico checo en el transbordador espacial.

Felicidad rusa. El presidente ruso, Dimitri Medvedev, manifiestamente satisfecho, comentó: “El hecho de que estén escuchándonos es una señal obvia de que también debemos escuchar atentamente a nuestros socios, nuestros socios estadounidenses”, declaró. El ruso se reunirá con Obama la semana próxima. “En política siempre hay un registro de resultados”, agregó Medvedev. En Washington se espera una contraprestación de Moscú en el conflicto con Irán. Rusia posee poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde se preparan más sanciones a Irán por no detener su actividad de enriquecimiento de uranio.

Optimismo en la Otán. Otra capital donde pareció reinar un optimismo imbatible fue en Bruselas, la sede de la Otán. “Creo que es posible que la Otán y Rusia forjen un nuevo comienzo y disfruten de una relación mucho más productiva en el futuro”, dijo el secretario general de la Alianza Atlántica, Anders Fogh Rasmussen. “Deberíamos explorar el potencial para unir los sistemas de defensa de misiles de Estados Unidos, la Otán y Rusia en un momento adecuado”, expresó. Rasmussen, empero, no dio detalles de tan ambiciosa propuesta, aunque sus palabras fueron muy bien recibidas por Dmitry Rogozin, embajador de Rusia ante la Otán. l