jueves, 17 de septiembre de 2009

PUEDE HABER GUERRA CIVIL EN HONDURAS

DIARIOCOLATINO.COM
“Puede existir un enfrentamiento militar en Honduras”: diputada Echeverría

Daniel Trujillo/Enviado a Honduras
Redacción Diario Co Latino


Consciente que en el Congreso de Honduras forma parte de una minoría, la diputada del Partido Liberal (PL), por el departamento Gracias a Dios y primera Prosecretaria de ese órgano, Carolina Echeverría, platicó con Diario Co Latino respecto a la crisis generada por el Golpe de Estado.

Son 64 curules que ocupa el PL en el Congreso. Ella forma parte de los 21 diputados liberalistas (14 propietarios y siete suplentes) que están en contra del golpe y del gobierno de facto, presidido por Roberto Micheletti.

En esta entrevista, Echeverría asegura que el voto duro del PL está en contra del golpe y que la resistencia de la ciudadanía hondureña crece con el pasar de los días.

Sin embargo, si el conflicto no tiene un pronta solución, el empresariado hondureño es capaz de utilizar la fuerza militar, con tal de no dejar el poder.

“Nos puede llevar a un enfrentamiento militar muy delicado”, expresó la diputada quien antes del golpe, era una de las personas más cercanas a Micheletti.

- ¿Cómo han pasado ustedes estos días después del golpe?
Hay una crisis política en el país, aunque por el control mediático, pareciera que nada pasa aquí. El partido más golpeado por esto es el PL. La historia demuestra que el PL ha sido víctima de los golpes de Estado.
Que un sector del partido se preste a un golpe, ha creado una crisis, una inconformidad, un repudio del voto duro del partido, de los liberales auténticos.

Yo he hablado con el candidato presidencial del PL y le he dicho que no puede contar con el colchón de los 800 mil votos. El PL jamás ha sido golpista, cosa que no pasa con el Partido Nacional, que se ha prestado a los golpes de Estado.

- ¿Cómo asegura que el voto duro está en contra del golpe?
Roberto Micheletti tiene un apoyo unánime del Partido Nacional. El Canciller de facto es miembro de ese partido. Buena parte del gabinete de facto es del Partido Nacional.
La organización de las marchas de “Los Blancos” (a favor de Micheletti) es organizada por miembros del Partido Nacional.
El liberalismo está en las calles. Se ven en las marchas en contra del golpe banderas del PL.

- Usted es parte de los “Liberales en resistencia”, ¿cómo es el trato ahora con sus demás colegas en el Congreso?
Soy miembra de la Junta Directiva, sin embargo, no soy convocada a ninguna reunión. En la cuestión de subsidios no han tomado ninguna represalia en mi contra, sólo me marginan de la información que se maneja en la Junta Directiva.
El tema del golpe con los demás parlamentarios liberales y del Partido Nacional no se habla para evitar roces y conservar las amistades. Lo que hemos hecho es no tocar el tema, porque siempre se termina con un choque fuerte.

- ¿Cómo es la resistencia en el departamento que usted representa?
Allá es absoluta. Los pueblos indígenas están en resistencia desde el 29 de junio. El Presidente Zelaya es una persona muy querida por esos sectores, históricamente marginados y excluidos.
En mi departamento, la población indígena está volcada en la resistencia. Algunos líderes vinieron a la capital para demostrar el rechazo al golpe.

- Se me informó que usted era muy cercana a Roberto Micheletti.
Fui una de las diputadas más cercanas a él cuando era Presidente del Congreso; siempre le advertí de algunas cosas que no eran correctas, y le advertí cuando vi que sería parte del golpe de Estado. Sé las violaciones y los delitos que se han cometido, porque también soy abogada y conozco perfectamente las leyes de mi país.

- ¿Qué delitos se han cometido?
El más grave: traición a la Patria. El artículo 323 del Código Penal dice que quien ofendiere o coartare la libertad del Presidente de la República será penado de seis a doce años.
Las ofensas al Presidente Zelaya se dan a la orden del día. Hemos caído en Honduras en una cultura de irrespeto, de transgresión a las leyes de manera permanente, a conveniencia de quien quiera.

- ¿Hay condiciones para las elecciones de noviembre?
No. Yo entiendo que con las elecciones (los golpistas) pretenden de alguna manera elevar a un nivel de benevolencia el golpe de Estado. Sin embargo, el golpe ha venido a evidenciar el control de todas las instituciones. En esas condiciones qué seguridad tengo yo, que soy candidata a diputada por mi departamento de que en el Tribunal Supremo Electoral serán trastocados mis votos.
Si no hay un reconocimiento internacional, Honduras es un país que no tiene cómo sobrevivir.

- ¿El gobierno de facto podrá controlar las elecciones?
No creo que lleguemos a eso. Lo que puede pasar en Honduras es una situación que nunca antes la ha vivido el país, y esa es una guerra civil. El pueblo hondureño despertó. El político que no puede ver y que no acepte que Honduras era una antes del golpe de Estado y que después de eso es otra, o es ciego, o es sordo o no tiene el olfato y el colmillo político.

Hoy (lunes) trasciende una noticia en el “Miami Herald” que empresarios hondureños están contratando paramilitares colombianos. Eso da la pauta hasta donde se puede degenerar la situación política del país, que nos puede llevar a un enfrentamiento militar muy delicado.
Ahorita Honduras es el cáncer de la democracia en Latinoamérica.

- ¿Es suficiente la presión internacional?
No, falta más. La presión económica es la que más pueden soportar. Tengo entendido que están echando mano de todas las reservas internacionales, esto afectará económicamente al pueblo hondureño, y significa una recuperación de por lo menos una década.

Hasta el 28 de junio las reservas internacionales eran dos mil 500 millones de Lempiras, hasta este momento hay un mil 960 millones de Lempiras.