sábado, 26 de septiembre de 2009

URGENTE HONDURAS: BRASIL TEME INVASIÓN INMINENTE DE LA DICTADURA A SU EMBAJADA

ABI BOLIVIA
Amorin ante Consejo de Seguridad de NNUU: embajada de Brasil en Tegucigalpa en peligro
Las autoridades brasileñas están preocupadas ante el riesgo de que su misión diuplomática sea invadida por golpistas en Honduras para detener al presidente Manuel Zelaya

El ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim, denunció el viernes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la violación inminente de su embajada en Tegucigalpa por las autoridades de facto de Honduras.

Durante una sesión urgente de ese órgano, Amorim dijo que su preocupación no se sustentaba en meras sospechas sino en indicios sobre acciones contrarias a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

"En un comunicado público, han incluso tratado de negar responsabilidad por la seguridad del presidente Zelaya y, por los daños a propiedades en el barrio de la embajada", dijo el canciller brasileño.

Rechazó categóricamente todas las amenazas a su sede en Tegucigalpa y advirtió que cualquier acción contra ella o contra las personas bajo su protección debe ser considerada una flagrante violación de seguridad.

Amorim exhortó al gobierno hondureño de facto a cesar el hostigamiento a que tiene sometida a la embajada brasileña, a la que mantiene cercada desde el pasado lunes, sin electricidad, agua ni conexiones telefónicas.

En declaraciones a la prensa, después de la sesión del Consejo, el ministro explicó cómo fue que el presidente Zelaya se refugió en la delegación:

"Una diputada estuvo en nuestra embajada, y preguntó si podíamos recibir a la señora Zelaya. Media hora después la señora Zelaya llegó a nuestra embajada y preguntó si podíamos recibir al presidente Zelaya, que estaba en las inmediaciones, no sabíamos adónde y, media hora después, el presidente Zelaya llegó. Autorizamos a recibirlo y después a quedarse."

Brasil había pedido la sesión del Consejo para informar sobre la situación de su misión diplomática en la capital de Honduras y a eso se limitó la reunión.

Jorge Urbina, embajador de Costa Rica, cuyo presidente, Oscar Arias, es mediador en el conflicto entre Zelaya y los golpistas, opinó que en estos momentos sería contraproducente que el órgano de seguridad interviniese en el problema.

"La consideración sobre la situación general en Honduras nos parece que en este momento no sería útil que el Consejo considere, puesto que pensamos que los esfuerzos regionales y la mediación del presidente de Costa Rica están ayudando a la solución de la crisis".