domingo, 4 de octubre de 2009

ECUADOR: CORREA ACUSA A GRUPOS INDIOS DE SER ALIADOS DE LA DERECHA

LA NACIÓN (PARAGUAY)
Correa tilda a indígenas de extremistas y aliados de la derecha en Ecuador

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien enfrenta protestas indígenas que hasta el momento dejan un muerto y 40 heridos, acusó el sábado a ciertos grupos aborígenes de ser extremistas y aliados de la derecha que pretende desestabilizar su gobierno.

El mandatario dijo que el derrocamiento de su homólogo de Honduras, Manuel Zelaya, es "sólo un preludio" de planes para provocar inestabilidad en la región y añadió que "ya teníamos información de inteligencia que los próximos éramos nosotros en buscar la coyuntura para desestabilizar al gobierno".

"Lastimosamente para aquellos se han prestado grupos que dicen ser de izquierda y en principio cercanos a la revolución ciudadana (oficialismo)", señaló Correa en alusión al movimiento indígena y profesores públicos que protestan contra el Ejecutivo.
En el marco de un "levantamiento" indígena en defensa del acceso al agua se registraron violentos choques con la Policía en los que murió un aborigen y resultaron heridos 40 uniformados el miércoles en la selva amazónica, según la versión oficial.
Luego los aborígenes flexibilizaron su posición y aceptaron dialogar con Correa, aunque aún no definen el inicio de las conversaciones debido a diferencias entre los nativos.

"Siempre dije que estos grupos radicales intransigentes podían ser los mejores aliados para la derecha", manifestó el jefe de Estado en su informe semanal de labores y agregó que "es hora de superar aquello, buscar el diálogo siempre, las puertas están abiertas".

Los indígenas rechazan un proyecto de ley por considerar que privatiza el agua al quedar bajo control de los sectores eléctrico y minero, lo que el gobierno niega.
También se oponen a los planes oficiales para la explotación de la minería a gran escala y el petróleo en sus territorios.
Correa acusó de disparar perdigones a un "grupo tremendamente radical" de los aborígenes amazónicos, matando a un nativo shuar que era profesor.

"Ese compañero cayó por los perdigones asesinos de ciertos grupos violentos e incluso paramilitares", declaró el presidente y apuntó que algunos dirigentes indígenas "ahora están llamando a la ONU, a la OEA" a que intervengan.

"Que vengan para mostrarles el perdigón y quiénes dispararon. Que venga no más las Naciones Unidas, que esto no va a quedar en la impunidad. Los culpables de este asesinato, de este homicidio, tendrán que responder ante la justicia", dijo Correa.