domingo, 4 de octubre de 2009

ECUADOR: CORREA Y LOS INDIOS. EL TERCER PUENTE DE SANGRE

por Flavio Dalostto

Ya se sabía que el 25 de setiembre, "El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió hoy que el gobierno no permitirá cortes de rutas y acciones violentas de parte de los grupos indígenas que se movilizarán desde el domingo en rechazo al proyecto de la llamada Ley del Agua."

Otro Puente de Sangre.
El 1ro de octubre, unos 500 indios, principalmente de la etnia Shuar (jívaros) bloqueaban un puente sobre el río Upano, a la salida de la localidad amazónica de Macas, provincia de Morona-Santiago. Por orden de la gobernadora Sonia Ortega y del Ministro de Gobierno Gustavo Jalkh, fueron enviados 500 policías aparentemente desarmados, pero munidos de elementos antimotines, principalmente bombas de gases lacrimógenos. Al intentar ser desalojados por la fuerza, se produjo una batalla entre la Policía y los Indios, con el saldo de 1 indio muerto y decenas de policías heridos. Los hechos, si bien confusos todavía, no dejan lugar a dudas que si bien la acción gubernamental pudo enmarcarse dentro de lo "legal"; por lo menos alguien desde el Gobierno no midió las consecuencias y echó nafta al fuego que ya se había encendido en los ánimos de los indios amazónicos, estuviesen éstos equivocados o no.

Ideales Permanentes.
Recuerdo la famosa frase, o lema norteamericano "Estados Unidos no tiene amigos permanentes, sino intereses permanentes". Voy a parafrasear esa consigna por "América Latina no tiene presidentes permanentes, sino ideales permanentes". No estamos atados a ningún cabezón por más cariño o simpatía que nos despierte, ni por Indio, ni por Obrero, ni por Militar, ni por Ex-Guerrillero, ni por latifundista devenido popular. No estamos atados a Nadie en particular, porque estamos atados a Todos (y a Todas). Nuestra lealtad no es con los hombres, sino con lo que representan esos hombres; así que vale recordarles a ciertos Presidentes que nuestra lealtad es con la Vida, la Liberación y el Progreso de nuestros Pueblos. Estaremos con esos dirigentes, en tanto y en cuanto, sus banderas sigan siendo las nuestras: Justicia Social, Liberación Económica, Soberanía Política y Unidad de la Patria Grande. No disculparemos a nadie, ni por Amigo ni por Enemigo, ni por "Lealtad" personal ni por "Afinidad" política, si la VIDA de un hermano o hermana vale menos que el despeje de una ruta, por muy vital que esta sea para la economía capitalista del País o para cerrar las cuentas en rojo de algún gobierno "Amigo". No aceptaremos excusas ante la Muerte innecesaria de un Ser Humano, sea Indio o Policía y cuestionaremos duramente a quienes, teniendo la Potestad de la Serenidad y la fuerza cohercitiva del Estado, no retuvieron a las fuerzas represoras a su mando y mandaron abrir un Camino de Muerte. No importa si la Sangre Amazónica la produjo el Prefecto Leopoldo Fernández en Bolivia (Pando), o el presidente Alan García en Perú (Bagua), o las FARC en Colombia (indios awá) o el Ministro del Presidente Rafael Correa. Miramos las sangre de los Indios Muertos y confirmamos que es Roja. Y para los que piensan que uno al escribir esto, le da de comer a la Derecha; les digo: No. Lo que le da de comer a la Derecha son las torpezas políticas de ciertos dirigentes, huérfanos de Pacienca India, incapaces de serenarse. ¿O, porque son Presidentes "afines" deberíamos esconder sus Muertos innecesarios y evitables?

Lo que debería hacer Rafael Correa.
Los Indios Amazónicos protestaban contra las Leyes del Agua y de Minería que ellos suponen perjudicial a sus intereses. Tal vez no sea así, tal vez las Leyes sean Buenas, pero ellos no están convencidos, y es su Derecho. Lo que correspondía era dialogar entre Amigos y no enviar a la Policía como carne de cañón contra los Indios, en un choque que terminó siendo fatal y golpeando al Movimiento Popular. No importa si el perdigón que mató al maestro shuar Bosco Wisún provino de la Policía o de sus mismos indios compañeros, en la confusión. Lo que importa es que la inauguración del desmadre sangriento provino de quien dio la orden de quitar a los Indios del Medio, "a como de lugar". Si fue la gobernadora o el Ministro, Correa ya los tiene que estar destituyendo e iniciarles un proceso penal. Si fue Correa el que dio la orden, sería para todos los Amigos del Cambio Ecuatoriano, una dolorosa situación. Al final, el "izquierdista" Rafael Correa termina compartiendo con el derechista Alan García la misma percepción sobre los "Pueblos Indios obstaculizadores del Progreso Occidental". Torpe movida la de reprimir innecesariamente a los Amazónicos, al cual se suma el intento más torpe todavía de tratar de reemplazar a la auténtica dirigencia India de CONAIE, por seudo-dirigentes truchos capaces de ser cooptados por el Gobierno. Lo mismo que intentó hacer Alan García cuando quiso descabezar la AIDESEP y detener a Alberto Pizango. Torpeza tras torpeza. Encima, el Indio Shuar asesinado era Maestro; con lo que la represión logró sumar a los Docentes a la Protesta India de Amazonia. Torpeza más torpeza más torpeza. Lo mejor será que Rafael Correa meta la cabeza en Agua Fría, para que su Amor Propio se le diluya un poco, y se dedique a resolver los problemas sociales de Ecuador, que para eso lo eligió el Pueblo. Sobre todo cuando el presidente acaba de decretar el Estado de Sitio en las tres ciudades más importantes del País, debido a que "Su" Policía no pueden controlar la delincuencia generalizada.

En Argentina, con un "Gobierno Liberal con Concesiones al Pueblo", a principios del año 2008, hubo un Bloqueo Salvaje de las patronales agrarias por más de 100 días y con más de 100 rutas cortadas en contra del Gobierno, y éste no reprimió. ¿Por qué este gobierno de "Izquierda" ecuatoriano tuvo mucha menos paciencia que un bebé, contra unos cientos de Indios que cortaban una sola ruta, desde hace unos poquitos días? En Bolivia, en agosto/setiembre de 2008, la Oligarquía casi hace volar la mitad del País por los aires, con cortes, bloqueos, tomas, voladuras de Ductos. Evo solo intervino cuando la Asonada puso en peligro vidas humanas. No mandó tirarles ni un solo tiro. Se contuvo. Se comió el Amor Propio, ese que Sun-Tzú señala como la gran tentación peligrosa para un Comandante en Guerra. Finalmente la reacción se licuó en sí misma y hoy da Lástima.

Para mí que no leen Historia.
El nombre del indio kichwa Humberto Cholango, uno de los principales dirigentes de la CONAIE, nos recuerda llamativamente al de Alberto Pizango, el dirigente Shuar peruano perseguido por Alan García. La muerte del Maestro Bosco Wisún también en otro Puente de Sangre (¿el tercero?). Rafael Correa debería analizar friamente estos hechos. También debería recordar lo que le sucedió al primer Sandinismo en Nicaragua, que desconoció la particularidad de los Pueblos minoritarios de la Costa Mosquitia, que coagularon en una organización guerrillera india que al ver costreñidos sus derechos, terminó siendo enemiga de la Revolución-Que-Fué. Ojalá Rafael Correa lo entienda así; porque América Latina no tiene presidentes permanentes, sino Ideales Permanentes. El mismo nombre del Proceso de Correa en Ecuador, la "Revolución Ciudadana", me choca, porque nos habla justamente de eso, de "Ciudades". Los ciudadanos son entonces los que viven en las ciudades, los "urbanos"; mientras que lo "Rural", lo "Campesino", lo "Indio" pertenece al universo de lo no-ciudadano, ¿lo no-civilizado? Al fin y al cabo, la misma palabra "Civilizado" viene de "Ciudad". ¿Los que no viven en la ciudad, no son civilizados? Pero, y debido al Estado de Sitio que acaba de implantar el presidente en Quito, Guayaquil y Manta, daría la impresión que son justamente "las ciudades" las que se rebelan a Su "Revolución Ciudadana". Al menos por estrategia, Correa debería recordar que los Indios Ecuatorianos todavía no son capaces de formar Gobierno Propio; pero ya se han llevado puestos, recientemente, a dos de ellos. En Ecuador, puede que no gobiernen los Indios, o que se gobierne sin los Indios. Lo que no sucederá es que se gobierne en contra de Ellos.

http://la-opinion-argentina.blogspot.com/