viernes, 2 de octubre de 2009

ECUADOR: INDIOS SHUAR TOMAN CIUDAD DE MACAS, POR MUERTE DE PROFESOR Y EXIGEN A CORREA PRESENTARSE ANTE ELLOS

EL COMERCIO (ECUADOR)
Los shuar no ceden y mantienen la protesta en Macas

Los indígenas controlan las afueras de la ciudad y piden instalar una mesa de diálogo con el presidente Correa en el puente sobre el río Upano, donde murió Bosco Wizuma. Hoy hubo una marcha por la paz.

Diego Montenegro A. Enviado a Macas

Una mirada penetrante que impone miedo, el ruido que produce el golpe de los cabos de las lanzas de madera contra el piso, desairados y agudos gritos, y una barrera levantada con alambre de púas.

Unos están pintados la cara con tinta negra y roja, otros tienen en su cabeza un cintillo tejido con plumas de aves de la selva y los más jóvenes lucen jeans desgastados y botas de caucho enlodadas. Todos gritan que están enojados por la muerte del profesor shuar Bosco Wazuma.

La mujer de la mirada penetrante es Teresa Bichor y es una de las comandantes del operativo de control en el puente sobre el río Upano, en el ingreso principal a Macas, capital de Morona Santiago.

En cada acceso al viaducto hay dos murallas: una material y otra humana. La segunda es más inflexible que la primera, porque cuando se acercan desconocidos, los shuar agarran fuerte sus puntiagudas lanzas y están listos para reaccionar, en caso de que alguien intente pasar a la fuerza.

Rodrigo Tuitza se desmarca del grupo y sale al encuentro de los visitantes. Tiene el ceño fruncido, muy fruncido y camina lento. Con un castellano enredado, pregunta ¿quiénes son? y enseguida extiende la mano para que el entreguen los documentos de identificación. “No pueden pasar, porque estas credenciales pueden ser falsas, para hacernos creer que no son agentes de la Policía”.

En medio de esa duda, los shuar forman un círculo para encerrar a los desconocidos. Bichor se abre espacio y con un irrefrenable enojo, que se refleja en su rostro marcado con líneas rojas y negras, dice que no desbloquearán el sitio hasta que llegue el presidente Rafael Correa a conversar. Esa decisión fue ratificada por Pepe Akachua, presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar.

La mujer es locuaz y la fortaleza de su carácter parece desvanecerse cuando dice que los policías mataron a Bosco. “Fueron ellos y nos quieren culpar a nosotros”. Esa versión fue desmentida por las autoridades gubernamentales. En medio del diálogo llega Akachua y hace una señal para que abran el paso.

Los nativos destiemplan los alambres de púas que están sujetados a los pilares del puente, y cae la primera muralla. Para pasar la segunda, hay que someterse a un ‘cacheo’ y despojarse de los teléfonos celulares.

Los shuar aplican la misma estrategia de control en Guambaya, Santa Rosa, San Simón y en la vía a Cusúa. Son sitios estratégicos que comunican a Macas con el resto de la provincia. Por allí solo pasan los nativos.

La ciudad está incomunicada desde el pasado miércoles. Ese día, el enfrentamiento entre indígenas y policías terminó con la vida de Wizuma. El escenario fue el puente sobre el río Upano, donde están regados casquillos de balas y perdigones.

Milton Sharupi abandonó las aulas para unirse a la protesta. Él era compañero de trabajo de Wizuma y vio desde los matorrales cómo los policías dispararon a quemarropa. Está indignado y no quiere que vuelva a ocurrir otra vez. “Los jóvenes de nuestra comunidad son ex conscriptos…”.

Mientras en las afueras de la ciudad los shuar tienen el control, en el centro el ambiente es otro. La reducida actividad comercial no se detiene y en la mañana se realizó una marcha por la paz. Hombres y mujeres marcharon por las calles céntricas portando globos blancos.

La concentración fue en el parque central, donde se levantó una tarima para cantar por la paz. A parte de los artistas también se subieron las autoridades. Monseñor Néstor Montesdeoca invitó a una vigilia de oración, para que retorne la calma.

Bichor y Tuitza no conocían detalles de la marcha. Ella solo se preocupaba de la información que cada cierto tiempo le traía un emisario: el resto de compañeros está escondido entre los matorrales, listos para actuar si vienen los policías. Él pedía a los protestantes que no abandonen sus posiciones.

La Federación Interprovincial de Centros Shuar pide la destitución de la gobernadora Sonia Ortega. Le culpan de haber autorizado la intervención de la Policía, el pasado miércoles.

En la tarde de hoy, en el Salón del Consejo Provincial de Morona Santiago se instaló una asamblea para analizar la paralización. Asistieron autoridades, representantes de los diferentes sectores sociales y delegados de los shuar.

En Macas aún no se siente el desabastecimiento de productos, a pesar del cierre de las principales vías de acceso.