miércoles, 14 de octubre de 2009

HONDURAS: PREPARA MICHELETTI BISTURÍ Y QUIRÓFANO DONDE ZELAYA SERÍA CASTRADO VOLUNTARIAMENTE

LA NACION (ARGENTINA)
Infructuosa vuelta del diálogo en Honduras

Delegados del gobierno de facto de Honduras y del derrocado presidente Manuel Zelaya reanudaron ayer las conversaciones para sacar al país de su profunda crisis política, pero uno de sus negociadores se levantó de la mesa al rehusarse a ceder sobre algunos puntos en discusión.

Juan Barahona, uno de los líderes del movimiento de resistencia al golpe de Estado del 28 de junio, abandonó el diálogo poco después de que se iniciara, en lo que pareció una demostración de que aún está lejos un acuerdo entre las partes.

Barahona dijo que se retiró de la reunión porque no está de acuerdo con uno de los puntos acordados: la renuncia de Zelaya a convocar una Asamblea Constituyente.

"Vamos a seguir luchando por una constituyente??, prometió Barahona.

Zelaya fue derrocado el mismo día en que planeaba realizar una consulta popular, como primer paso para establecer una Asamblea Constituyente que reformara la Carta Magna y permitiera la reelección. Según sus detractores, tomó tal decisión influido por su aliado venezolano Hugo Chávez.

De todos modos, y pese a que Zelaya estaría dispuesto a renunciar a la reelección, el gobierno de facto se resiste a aceptar su regreso, lo que constituye el principal desacuerdo entre los dos bandos.

El presidente golpista Roberto Micheletti dijo que estaba dispuesto a dejar el poder y a convocar a elecciones, siempre y cuando Zelaya no vuelva a la presidencia.

Aunque la comunidad internacional coincide en que Micheletti debe dejar inmediatamente el poder y permitir el regreso de Zelaya antes de las elecciones del 29 de noviembre, convocadas antes del golpe, Armando Aguilar, representante del presidente de facto, declaró que el diálogo podría durar semanas.

"La restitución de Zelaya es innegociable", aclaró ayer Beatriz Valle, vicecanciller del depuesto gobernante.