jueves, 8 de octubre de 2009

OEA FRACASÓ EN HONDURAS.

PRENSA LATINA
OEA concluye visita a Honduras sin lograr acuerdos
Escrito por Carmen Esquivel Sarría

La misión de la OEA concluyó hoy una segunda visita a Honduras sin lograr avances en su propósito de resolver la crisis creada por el golpe de Estado del 28 de junio.

Un escueto comunicado leído por el canciller costarricense, Bruno Stagno, al término del viaje, expresa el convencimiento de la delegación de que el diálogo puede conducir a la solución del conflicto, pero no recoge ningún acuerdo concreto de su gestión.

El texto instó al régimen golpista a levantar el estado de sitio, restablecer las garantías individuales suspendidas hace dos semanas y abrir los medios de comunicación clausurados.

Al propio tiempo pidió mejorar las condiciones del presidente constitucional, Manuel Zelaya, quien se encuentra en la embajada de Brasil en Tegucigalpa bajo un fuerte dispositivo militar y policial.

La misión, encabezada por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, e integrada por una decena de cancilleres y vicecancilleres, se reunió con Zelaya, con el jefe del régimen Roberto Micheletti y con candidatos presidenciales.

Sin embargo, en sus dos días de presencia aquí la delegación no pudo hacer avanzar el Acuerdo de San José, que plantea como primer punto la restitución en el cargo del presidente constitucional.

En sus encuentros con el jefe del régimen, éste reiteró su intención de permanecer en el poder y dijo que sólo una invasión militar podría impedir las elecciones del 29 de noviembre próximo.

"Nosotros ya habíamos advertido que la posición del régimen de facto es la de no entregar el poder", dijo Zelaya desde la sede diplomática brasileña.

El presidente constitucional responsabilizó a Micheletti de llevar a Honduras al abismo al empecinarse en rechazar la única salida aceptada por el mundo: la restitución de la institucionalidad.

"Hay malos augurios. Está comprobado que no hay voluntad de este régimen, que quiere hacer elecciones a sangre y fuego, al estilo de Afganistán", afirmó Zelaya. Representantes del gobierno y de la dictadura continuarán las mesas de trabajo para la búsqueda de una salida a la crisis mediante el diálogo, que en estos momentos se encuentra en un punto muerto.