miércoles, 14 de octubre de 2009

PARAGUAY: REBELIÓN EN EL CAMPO. CAMPESINOS OCUPANTES DE LATIFUNDIO REPELIERON A LA POLICÍA Y SE MANTIENEN

ÚLTIMA HORA (PARAGUAY)
Los campesinos resistieron el desalojo en tierras de Bogarín

Un efectivo policial y un campesino resultaron heridos en San Joaquín, mientras que en Capiibary la cantidad de ocupantes superó ampliamente a los uniformados, por lo que se desistió del procedimiento.

Carlos Marcelo Aquino SAN PEDRO

Un efectivo policial y un campesino heridos fueron el saldo de un desalojo realizado por una comitiva fiscal policial en el establecimiento Carla María, propiedad de José Bogarín, en la zona de San Joaquín, Caaguazú, en tanto que en el extremo del mismo terreno, en Capiibary, San Pedro, el intento de sacar a los labriegos resultó en vano.

En San Joaquín se encontraban acampados alrededor de 100 sintierras y fueron reprimidos violentamente por los intervinientes, quienes comenzaron a disparar a mansalva. Los labriegos en su mayoría corrieron, pero la peor parte se llevó Constantino Caballero, quien, según la denuncia de sus compañeros, fue alcanzado por los efectivos policiales y apaleado, sufriendo doble fractura en la pierna.

Mientras el suboficial Darío Cuevas, quien presta servicios en la comisaría de Jejuí, del Departamento de San Pedro, también se encuentra herido y fue derivado al hospital Santa Rosa de Lima, de Coronel Oviedo. El campesino fue llevado al Centro de Salud de Yhú.

Los intervinientes argumentaron que Caballero empezó a correr y cayó aparatosamente, fracturándose, y que solo dispararon balines de goma. Los campesinos negaron tener armas de fuego. "Ellos comenzaron a disparar y ahí fue herido el policía", expresaron.

La misma comitiva que horas antes estuvo en Capiibary, en la misma propiedad de José Bogarín, de donde prácticamente fueron corridos por los sintierras, es la que se trasladó a San Joaquín.

Se trata de Alcides Corvalán, fiscal de Capiibary, Norma Ortiz y María Angélica Insaurralde, de Mbutuy, con 120 policías de San Pedro. Los agentes fueron por orden del fiscal adjunto Celso Sanabria, quien es de otra jurisdicción.

CAPIIBARY. En el otro extremo, con lanzas, foices y machetes, alrededor de 2.000 sintierras impidieron que un centenar de efectivos policiales lleguen hasta el campamento para llevar adelante el desalojo por orden judicial en Capiibary, San Pedro.

Los labriegos, que también ocupan el establecimiento Carla María, de José Bogarín, se resistieron formando una barrera humana para evitar la llegada de la comitiva fiscal-policial, integrada por los mismos agentes del Ministerio Público: Corvalán, Ortiz e Insaurralde. Éstos, al ver que no podían llegar ni siquiera para conversar con los ocupantes y que la Policía estaba totalmente rebasada, optaron por retirarse del lugar y solicitar refuerzos a la Comandancia de la Policía Nacional.

El fiscal de Capiibary, Alcides Corvalán, indicó que la información que dio la Policía es que la cantidad de campesinos no superaba los 150; sin embargo, la realidad "es otra, no podemos exponer a los efectivos ni queremos enfrentamientos", expresó.

Los campesinos se mantienen en su postura de no abandonar la propiedad y anuncian que se defenderán como sea si la Policía vuelve a intentar un desalojo.