viernes, 16 de octubre de 2009

¿SE ESTÁN APODERANDO LOS TALIBÁN DE PAKISTÁN? ¿BOMBA NUCLEAR TALIBANA?

CLARÍN (ARGENTINA)
Ofensiva talibán en Pakistán:crece la rebelión en la potencia nuclear

Tres ataques causaron al menos 40 muertos. Los golpes ya no son en la montaña sino en las ciudades. El mayor fue en Lahore, la capital cultural del país que tiene la bomba atómica. Los talibán intentan detener una ofensiva del Ejército.
Por: María Laura Avignolo

Pakistán fue sometido al terror Talibán ayer, con cuatro operaciones espectaculares en un solo día. Con una táctica audaz, en acciones simultáneas y coordinadas, comandos Talibán atacaron con ferocidad en tres organismos de seguridad en Lahore, más un ataque suicida en el interior de la zona tribal. En total hubo al menos 40 muertos y decenas de heridos. Tres mujeres participaron por primera vez en los combates, en la capital cultural y cosmopolita del país, al lado de la frontera india, junto a los militantes.

En esta "jihad" o guerra santa contra las instituciones del estado paquistaní ante la inminencia del lanzamiento de una masiva operación militar contra Al Qaeda y los Talibán en Waziristán, los atacantes eligieron como objetivo la Agencia de Investigaciones Federales (FIA) y los centros de entrenamientos de comandos en Manawan y Bedian, en las afueras de Lahore.

En apenas una semana, la escalada Talibán ha costado 200 muertos en Islamabad, Rawalpindi, Peshawar y Lahore, con espectaculares asaltos a organismos de seguridad altamente custodiados.

Los Talibán iniciaron el ataque en Lahore a las 9 de la mañana de ayer, cuando la ciudad comenzaba su rutina de oficinas y bancos. Entraron simultáneamente a la FIA y a los campos de entrenamiento de la policía disparando granadas y fusiles, en medio de una enorme confusión. La policía paquistaní combatió 90 minutos en el edificio de FIA antes de poder controlar a los terroristas. Siete personas murieron allí, incluyendo cuatro policías, dos militantes y un transeúnte. Unos y otros gritaban "Allah es grande" durante el combate, según la policía.

Hombres armados también atacaron los centros de entrenamiento de Manawan y Bedian, en las afueras de Lahore. En Manawan, que había sido atacado en marzo de este año, seis policías y cuatro militantes murieron en el enfrentamiento. Tres de los atacantes, todos vestidos de negro, se detonaron frente a las tropas con el pecho cubierto por chalecos con explosivos.

Rana Musbasshir, principal del centro de entrenamiento de Manawan, contó a la prensa que entre los atacantes se encontraban tres mujeres que entraron por la puerta de atrás del complejo, después de abrirse paso lanzando granadas. Si la presencia de esas mujeres se confirma, será la primera vez que participan en un ataque Talibán y habla de una "iraquización" del conflicto en Pakistán, donde actuaban mujeres suicidas.

Otros dos policías murieron en la academia de Bedian y el combate continuó hasta después del mediodía. "Este es un ataque multidireccional", dijo Khushro Pervez, el comisionado policial de Lahore. "Ellos quieren aterrorizar a la gente y buscan como objetivo edificios del gobierno y agencias de seguridad".

El objetivo de los Talibán se cumplió. La gente se encerró en sus casas, los negocios bajaron sus cortinas, los mercados no abrieron, las calles eran un desierto en Lahore. Junto a Islamabad y Karachi, la ciudad está en alerta máxima ante el temor a más atentados.

Cuando los militantes ocupaban los edificios en Lahore, un suicida se detonó en Kohat, en el noroeste, y mató al menos a 10 personas, entre ellos varios chicos porque había una escuela cercana.

En la ofensiva, los Talibán se distinguen no sólo por su audacia sino por su expansión. Hasta ahora, los militantes tenían capacidad operativa para atentados precisos pero no simultáneos en la zona tribal, Peshawar o Islamabad, Pero el ataque al cuartel general de las fuerzas armadas en Rawalpindi demostró su nueva estrategia y, especialmente, su nueva geografía. Los militantes se han extendido a Punjab, la zona más rica y poblada de Pakistán, su motor económico y en la frontera con India, el tradicional enemigo paquistaní. Allí reclutan y actúan.

Los ataques fueron atribuidos a Tehrick e Talibán, pero con su base en Punjab, que tiene fuertes lazos con Al Qaeda. Las consecuencias de este ataque son inquietantes no sólo para Pakistán sino para las frágiles relaciones con India.

Oficiales británicos en Londres temen que esta escalada ponga en peligro las armas nucleares paquistaníes, para lo cual Estados Unidos tiene un plan para recuperarlas ante una emergencia. Una idea que vuelve paranoicos a los militares de Pakistán.