sábado, 31 de octubre de 2009

URGENTE NICARAGUA: EMBAJADOR NORTEAMERICANO DEBIÓ SALIR HUYENDO ANTE FURIOSOS MANIFESTANTES

MILENIO
Policía evacua a embajador EU de universidad de Nicaragua

Robert Callahan llegó a la Universidad Centroamericana (UCA, jesuita) para asistir con otros embajadores a una feria intercultural, pero fue recibido por manifestantes que detonaron "morteros" (bombas caseras) en señal de rechazo a su presencia.

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, fue evacuado hoy de una universidad de Managua bajo fuerte resguardo policial y en medio de protestas de simpatizantes del gobierno que exigían su expulsión del país.

Callahan llegó a la Universidad Centroamericana (UCA, jesuita) para asistir con otros embajadores a una feria intercultural, pero fue recibido por manifestantes que detonaron "morteros" (bombas caseras) en señal de rechazo a su presencia.

La televisión local mostró imágenes del momento cuando el diplomático se refugió nervioso dentro de un aula de la universidad, protegido por agentes de seguridad de la embajada de Estados Unidos y por efectivos antimotines de la Policía de Nicaragua.

Una batería de reporteros y camarógrafos rodeó a Callahan mientras era sacado por sus guardaespaldas a bordo de un vehículo norteamericano, sin dar declaraciones a la prensa.

Ayer, cientos de activistas del gobierno de Daniel Ortega manifestaron frente a la embajada norteamericana donde pidieron la expulsión de Callahan del país, mientras la Cancillería protestó por la "inaceptable política injerencista y desestabilizadora" de Washington.

El gobierno reaccionó así a declaraciones formuladas el pasado miércoles por el embajador de Estados Unidos, quien cuestionó una sentencia emitida el 19 de octubre por seis magistrados para permitir la reelección de Ortega.

Callahan declaró que "la Corte Suprema (de Justicia) actuó de una forma indebidamente y atípicamente precipitada, en secreto, con la participación de jueces de un solo movimiento político, y sin debate público ni discusión".

También declaró que era "su deber" reunirse con dirigentes políticos de distintos sectores, y no sólo con los del gobierno, lo que irritó a los funcionarios y diputados del partido sandinista.

El fallo dictado por seis magistrados declaró "inaplicable" para Daniel Ortega el artículo 147 de la Constitución vigente, que prohíbe la reelección presidencial continua.