lunes, 2 de noviembre de 2009

HONDURAS URGENTE: SHANNON EXTORSIONA A ZELAYA CON METER PRESO A SU HIJO HECTOR EN EEUU. PACTO ESTÁ MUERTO Y LA DICTADURA SE RÍE DE TODOS

ABC (ESPAÑA)
Micheletti y Zelaya tornan inaplicable el acuerdo apoyado por Estados Unidos
MANUEL M. CASCANTE


El Acuerdo de Tegucigalpa nació muerto. O, al menos, moribundo. Apenas han pasado tres días desde su firma y ambas partes -el presidente depuesto, Manuel Zelaya, y el «de facto», Roberto Micheletti- discrepan en fondo y forma sobre el punto capital: la restitución de «Mel».

El texto establece que «en consulta con las instancias que considere pertinentes (...), el Congreso Nacional resuelva en lo procedente respecto a «retrotraer la titularidad del Poder Ejecutivo a su estado previo al 28 de junio»». Según Zelaya, esto implica «revertir el golpe de Estado, colocando al presidente destituido en el cargo». Sin embargo, el Gobierno de Micheletti sostiene que el documento «no hace ningún tipo de recomendación sobre qué decisión debe tomar».

«Si no se revierte el golpe, el acuerdo sería nulo», amenaza Zelaya. Además, el ex mandatario considera que su restitución debe producirse antes del jueves. Ese día debe formarse un gobierno de unidad, que el acuerdo no indica quién debe presidir. El enviado de la OEA, Víctor Rico, matizó que «el Congreso es soberano. De acuerdo a lo concertado, no hay ningún plazo».

Así, los logros de Thomas Shannon están al borde del abismo. Según fuentes hondureñas, el jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica habría presionado a Zelaya «recordándole» que su hijo Héctor -sobre cuya cabeza penden causas penales- se halla en EE.UU. A Micheletti lo habría amenazado con incrementar la presión económica sobre Honduras.

A 26 días para los comicios, los dos principales partidos utilizan el acuerdo con fines electorales. Nelson Licona, del equipo de campaña del aspirante liberal, Elvin Santos, denunció que los nacionalistas tienen una alianza con Zelaya. El diputado nacionalista Juan Orlando Hernández lo niega y sitúa esas declaraciones en la desesperación de sus rivales al estar por debajo en las encuestas.

Algunos medios internacionales revelaron un supuesto pacto secreto entre Shannon y el candidato nacionalista, Porfirio «Pepe» Lobo, para devolver a Zelaya el poder. Ambos lo han desmentido. Según fuentes parlamentarias, el Partido Nacional votaría en contra de su retorno o se abstendría, dejando la decisión al «partido de Gobierno», pues tanto «Mel» como Micheletti pertenecen al Liberal.