domingo, 8 de noviembre de 2009

BOLIVIA: ALIANZAS Y CAMBIO

www.carloslaraugarte.blogspot.com (enviado por Alejandro Dausá)
Por: Carlos Alejandro Lara Ugarte

En el presente trabajo se pretende explorar los procesos socio-electorales ligados al Movimiento Al Socialismo y algunas repercusiones a raíz de sus alianzas con los sectores de oposición en un contexto de logro de objetivos y en el marco del cambio político-social y económico concebido desde un enfoque de apoyo a la nueva Constitución Política del Estado (CPE)

Primeramente se abordan consideraciones específicas ligadas al contexto ideológico y pragmático del proceso electoral, para luego identificar aspectos programáticos y de intereses de grupo visibilizados a raíz de las alianzas. Finalmente aprovechando la encuesta sobre preferencia electoral realizada por la Red PAT se plantean algunas apreciaciones conclusivas sobre el proceso mismo y las repercusiones sociopolíticas actuales.

Dialéctica de las alianzas del MAS IPSP.
Es posible tratar aisladamente cada una de las alianzas con la simplicidad conclusiva del derecho político individual o colectivo cuando de por medio operan factores de naturaleza objetiva y subjetiva que cambiaron y tuvieron relevancia en las acciones y lineamientos políticos de los gobiernos neoliberales y las movilizaciones en contra del proceso constituyente durante la gestión del actual gobierno. Y partiendo de esto se torna más productivo (antes de justificar o atacar cualquier alianza) empezar a hilar visiones y posturas políticas para responder a la demanda del proceso político actual y adelantar un conjunto de posibles escenarios que devengan; tomando en cuenta las visiones construidas e incorporadas en el texto constitucional (esto en si mismo ya hace de las alianzas procesos complejos).

La complejidad de las alianzas para el gobierno y el MAS-IPSP radica en incorporar, comparar e interrelacionar dialécticamente el conjunto representativo de las proyecciones colectivas en materia de transformación económica, política, ideológica y social, abriendo el plan de gobierno y los principios del MAS_IPSP a todo lo complementario y lo que signifique claramente un aporte; dejando para otras situaciones las consignas construidas de manera superficial y trivial. Estas trivialidades que en el pasado fueron consignas partidistas no pueden ser ahora presentadas como dilemas que comprometen o alejan al ciudadano del proceso. (Se hace referencia a términos antónimos como el de patriotas y antipatriotas, el de traidores a la región y leales, collas masistas con el de cambas autonomistas) aunque como adjetivos para inducir el enfrentamiento y posicionamiento político aun sean parte de la farándula.

Objetivamente no se tendría que confundir las alianzas con la apertura indiscriminada a nuevos militantes, ni el ejercicio del derecho político partidista o individual con el permiso o tolerancia de grupos de poder asentados en una región. Parece una valoración subjetiva y extremadamente confusa (o finalmente ingenua) el aceptar a opositores al interior de un partido con el único argumento del de ser magnánimos en la victoria, de la misma manera que parece extrema presunción y arrogancia creerse el pasaporte o visa para hacer política en una determinada región o zona de conflicto aduciendo una propiedad identitaria. Sin embargo y pese a todo es democrático –por el profundo derecho de libertad de la persona- y constructivo trabajar conjuntamente en la misma vía o mirando objetivos comunes.

Posicionamiento político.
Se hace prudente tomar una posición ante un conjunto de alianzas y acuerdos del MAS-IPSP y el ejecutivo con sectores duros de...

(Este interesante análisis es bastante largo, por lo que si usted desea leer el texto completo puedo hacerlo en la dirección del Blog mencionado al inicio de esta nota)