domingo, 15 de noviembre de 2009

BOLIVIA: HAY BARRIOS EN SANTA CRUZ DE LA SIERRA DONDE YA NO SE PUEDE VIVIR. INACCIÓN DEL PREFECTO COSTAS Y DEL ALCALDE PERCY

EL DEBER (SANTA CRUZ, BOLIVIA)
El De­ber en los ba­rrios. La plaza es un nido de pitilleros

Problema. La inseguridad y la falta de pavimento complican a los vecinos

Igor Ruiz iruiz@eldeber.com.bo

El clamor de los vecinos del barrio 18 de Noviembre, situado en la avenida Ovidio Barbery, entre quinto y sexto anillo, es que la Policía vaya a hacer operativos para que desmantele las ventas de alcohol y presuntamente de droga, que asolan a toda hora a la barriada.

La plaza Los Mangales, la única área verde con que cuenta el barrio, es el punto de reunión de los malvivientes que no tienen ningún control.

“Son tan osados que ingresan a los domicilios por las noches y se roban lo que pueden. Nos da miedo detenerlos, porque de repente nos matan”, reveló Shirley Vargas, que en un año de residencia en la zona ya sufrió dos robos de electrodomésticos.

En el pasillo central del barrio hay poca iluminación, lo cual es aprovechado por los delincuentes para quitar carteras y celulares.
“Las chicas que van a clases por las noches son las más perjudicadas, porque aparte de ser atracadas corren el riesgo de ser violadas”, indicó Alicia Miranda, una de las vecinas más antiguas que radican en la zona.

Aparte de la inseguridad, otro gran problema es que las calles son muy bajas y con la lluvia más leve se vuelven intransitables.

“Hace tres años que tenemos alcantarillado y el pavimento que nos pusieron es cada dos calles, por lo que esperamos que pronto estén todas cubiertas de cemento”, refirió Angelita Mendoza.
Esta barriada tampoco cuenta con un centro de salud cercano, el más próximo queda detrás del zoológico, a dos kilómetros.

“Hay una clínica, pero es privada y mucha gente de aquí no tiene dinero para pagar por su salud; necesitamos con urgencia un centro médico”, manifestó Alicia Miranda.

En lo referente a la educación, sólo tienen cerca el colegio Isuto, situado en el barrio vecino del mismo nombre. “Hay muchos niños por acá y es preciso que haya otro centro educativo cerca”, refirió Adela Ayala.

Este barrio cumplirá sus 30 años el miércoles, por lo que los vecinos se están organizando para celebrarlo con una verbena popular, aunque no tienen una mesa directiva elegida formalmente porque se dividieron.