miércoles, 18 de noviembre de 2009

BOLIVIA: LOS CANDIDATOS OPOSITORES REYES VILLA Y DORIA MEDINA SE PELEAN ENTRE ELLOS Y SE ACUSAN MUTUAMENTE DE TENER PACTOS CON EL MAS. EVO TRANQUI

EL DEBER (SANTA CRUZ, BOLIVIA)
Manfred acusa a Samuel de impedir el bloque único

Pugna. Sube de tono la guerra sucia entre los candidatos opositores de PPB-CN y UN-CP. Buscan polarizar en la recta final de la campaña con el MAS. Los seguidores de Manfred denuncian espionaje

Aideé Rojas C. arojas@eldeber.com.bo

El candidato a la Presidencia por PPB-CN, Manfred Reyes Villa, reveló ayer que el presidenciable por UN-CP, Samuel Doria Medina, rechazó la propuesta de conformar un bloque opositor único para enfrentar al MAS en las elecciones del 6 de diciembre y gobernar juntos.
Sin embargo, la versión fue minimizada por el postulante a primer senador por UN-CP en Santa Cruz, Óscar Ortiz. Según él, la declaración de Manfred forma parte de la estrategia de PPB-CN en un intento por llamar la atención para ocultar el alto porcentaje de rechazo que tiene su candidatura a escala nacional y la ausencia de un programa de Gobierno.

Desde la sede de Gobierno, Reyes Villa lamentó que hayan prevalecido las ambiciones y aspiraciones personales que la unidad de los bolivianos, pero considera que, de acuerdo con las encuestas, su partido logrará disputarle la segunda vuelta al presidente y candidato a la reelección, Evo Morales.

El presidenciable por PPB-CN afirmó que los oficialistas pueden presentar 20.000 procesos judiciales para intentar desacreditarlo como ex prefecto de Cochabamba, porque forma parte de la guerra sucia, pero ‘la maniobra’ no tendrá efecto en el electorado.
Hace dos semanas una jueza instruyó el arraigo y la anotación preventiva del 50% de los bienes del ex prefecto cochabambino, que es acusado de incurrir en supuestos hechos de corrupción.

“Lo claro es que aquí hay dos opciones: la primera, que representa el autoritarismo, el totalitarismo político, el hostigamiento y la judicialización de la política; la otra es la que yo represento, que es el respeto a la democracia, al Estado de derecho y la independencia de poderes de la República", dijo el presidenciable de PPB-CN.

Mientras tanto, dirigentes del frente de Manfred denunciaron la existencia de un aparato de espionaje montado desde la prefectura de Cochabamba y el Ministerio de Gobierno, con la finalidad de controlar todas las actividades del entorno familiar y político de Reyes Villa.
El jefe de campaña de PPB-CN, Moisés Revollo, adelantó que tiene pruebas fehacientes del sistema de espionaje que controla los mínimos pasos del presidenciable, que incluye a jueces, fiscales y abogados que se dedican a investigar el patrimonio familiar y vida privada.

Las acusaciones y críticas en esta última semana subieron de tono y no sólo son entre los candidatos presidenciales, sino también entre postulantes a la Asamblea Legislativa Plurinacional como la candidata a cuarta diputada plurinacional de UN-CP, María René Espada, que sindicó ayer a la postulante a segunda senadora de PPB-CN, Centa Reck, de tener vínculos con el MAS desde que trabajó en la Representación Presidencial para la Asamblea Constituyente (Repac).

“Cómo se puede creer en la lealtad de una candidata que estuvo trabajando para el MAS, que además de eso quiere llegar al Parlamento para defender un patrimonio que posee en la zona de San José de Chiquitos”, protestó Espada.

Sin embargo, Reck restó importancia a esas acusaciones y responsabilizó al senador Óscar Ortiz de ser el autor intelectual de la ‘guerra sucia’ que enfrenta la agrupación de Manfred, con la finalidad de ocultar sus alianzas con el partido oficialista.

Para el politólogo Carlos Cordero, el incremento de la ‘guerra sucia’ en las últimas semanas de campaña electoral sólo favorece al oficialismo. Advirtió que las dos principales alianzas opositoras al MAS corren el riesgo de congelar la intención de votos a su favor porque pueden cansar al electorado con el descrédito y desprestigio personal.
“La oposición no ha tomado conciencia de que el principal adversario es el Gobierno y la candidatura presidencial del MAS, y al pelearse están debilitando sus opciones ante el electorado”, manifestó el politólogo

Los opositores se niegan a debatir
El vocero de PPB-CN, Erick Fajardo, desestimó ayer cualquier debate entre el candidato a la presidencia Manfred Reyes Villa, con Samuel Doria Medina, de la alianza UN-CP.
Fajardo acusó al jefe político de Unidad Nacional (UN) de tener un ‘pacto’ con el gobernante MAS, al recordarle el apoyo que sus parlamentarios brindaron al oficialismo en el Congreso para aprobar la convocatoria del referéndum revocatorio y la nueva Carta Magna.
"Quienes tuvieron la oportunidad de estar casi cuatro años en el Parlamento y quienes más se preocuparon por la aprobación de la nueva Constitución, del Referéndum Revocatorio que debilitó a las regiones y llevar adelante una constitución ya no tiene razón de ser, han pedido solvencia moral", dijo.
En tanto, Doria Medina negó que tenga un ‘pacto secreto’ con el MAS, y señaló que es un candidato que tiene más oportunidades de llegar a una segunda vuelta en las elecciones del 6 de diciembre.
A 19 días de los comicios generales, los candidatos se esfuerzan por disminuir la capacidad electoral de sus adversarios, dejando de lado el debate político en procura de que la sociedad acuda a las urnas informada y conociendo sus planes de Gobierno.

El voto protesta se favorecerá
Henry Baldelomar / Politólogo
Hay un alto porcentaje de votantes que no está identificado con ninguna de las fuerzas políticas, pero que puede incidir en el nivel de representación en la Asamblea Legislativa Plurinacional.
Las agresiones entre las dos fuerzas políticas pueden favorecer a un cuarto frente con el voto protesta, por esos comportamientos inmaduros entre la militancia de Unidad Nacional y del Plan Progreso Para Bolivia, y ese beneficiado puede ser Alianza Social porque capitalizará el malestar y la decepción de los electores que tenían la intención de votar por Manfred Reyes Villa o por Samuel Doria Medina. Para el elector los representantes de esos frentes están perdiendo credibilidad para constituirse en una oposición que pueda aportar, y simplemente parece que están motivados por intereses personales. En el caso de Santa Cruz, hay tres candidatos que pelean un espacio en la Cámara de Senadores (Isaac Ávalos, del MAS; Óscar Ortiz, de UN-CP, y Carlos Pablo Klinsky, de PPB-CN) y las aspiraciones personales de los dos últimos estaría provocando esos comportamientos que empañan la credibilidad de la oposición.