lunes, 16 de noviembre de 2009

BOLIVIA: NO CESA DE CRECER EL RESPALDO A EVO PARA SER REELECTO PRESIDENTE

PRENSA LATINA
Crecientes muestras de respaldo a Evo Morales
Por Mario Hubert Garrido


A poco menos de un mes para elecciones generales en Bolivia las muestras hoy de respaldo a la reelección del presidente Evo Morales son crecientes.

Las concentraciones populares la víspera en los municipios de Capinota, Morochata y Quillacollo (Cochabamba) son apenas una muestra del esperado triunfo en las urnas, aunque el propio dignatario sugiere no desmayar en la explicación al pueblo de la trascendencia de esos sufragios para consolidar el cambio iniciado en enero de 2006.

De acuerdo con el dignatario, la llamada Revolución democrática y cultural en el pais andino es vista como ejemplo para otras naciones del mundo para promover el desarrollo económico y social de los pueblos.

"Bolivia es conocida en el mundo por el proceso que se ha desarrollado tras la nacionalización de los hidrocarburos y la preservación de los recursos naturales que en el pasado solamente servían para enriquecer a grandes transnacionales o a los políticos de turno", remarcó en Quillacollo.

También, otras naciones admiran la inclusión de todos los bolivianos a sus derechos constitucionales, agregó.

Morales aseveró que el proceso de cambio no es de propiedad de Evo Morales ni del Movimiento al Socialismo (MAS), sino del pueblo, de ahí la importancia de consolidarlo en las urnas el próximo 6 de diciembre.

Asimismo, explicó la importancia de ganar la mayoría en la futura Asamblea Legislativa Plurinacional, nombre que adoptará el Congreso en 2010.

Reiteró que en estos casi cuatro años que está en la Presidencia ha chocado con el problema provocado por una bancada parlamentaria opositora que, desde el Senado, ha impedido la aprobación de leyes necesarias para el pueblo, como las del Seguro Universal de Salud y de lucha contra la corrupción.

Subrayó que, además, Bolivia ha incorporado al pueblo al poder a través de un gobierno que tiene la misión de servir a los ciudadanos y no servirse del poder como lo hicieron los anteriores mandatos neoliberales.