miércoles, 11 de noviembre de 2009

BOLIVIA: TERROPREFECTO RUBÉN COSTAS INSISTE EN UN EJÉRCITO PARALELO Y SIGUE PENSANDO QUE BOLIVIA ES IDIOTA



por Flavio Dalostto
En la foto de la izquierda, podemos ver a la "guardia civil" cruceña
entrenándose en un estadio, en octubre de 2009. En la de la derecha, podemos ver a un miembro de la unión juvenil cruceñista en mayo de 2008. Cualquier parecido no es casualidad; ya que se trata de los mismos fulanos.
El terroprefecto Rubén Costas insiste con la formación de su Ejército Particular Cruceño de Patoteros, al que denomina "Guardia Civil", para, dice, combatir la criminalidad creciente en la ciudad de Santa Cruz. Para ello pretendió, en el mes de junio, que el Gobierno de Evo le financie el sueldo de unos 500 delincuentes disfrazados de "guardias". Como Evo es Indio pero no idiota, ni siquiera consideró semejante insulto a la inteligencia. Ahora, Rubén Costas pretende que la Policía Nacional le entrene a sus "muchachos", y ante la negativa de las fuerzas del orden, se queja. Los "muchachos" de Costas no necesitan entrenamiento militar, ya que son todos miembros de la UJC (Unión Juvenil Cruceñista), que quedaron afuera del Pacto Isaac Ávalos-Ángelo Céspedes. Ya están acostumbrados a batear collas. Lo que en realidad necesitan es que la Policía Nacional "les ponga el gancho" (les firme) unos certificaditos con los cuales sus actos de intimidación y sus bateaduras se vuelvan "legales". La Policía Boliviana recuerda muy bien que fue Rubén Costas quien el año pasado, cuando el cruceñismo apátrida se paseaba aterrorizando medio país, pretendió autonombrarse "Comisario General de Santa Cruz" e hizo moler cobardemente a patadas al General Obleas.

El Ejército Paralelo de Costas, está integrado por unos 100 delincuentes a los que la Prefectura prefiere pagarles un sueldito antes que sigan victimizando al Pueblo Cruceño. "Paguemos a los criminales para que no nos roben", sería el lema o la excusa. Los barrios donde dicen que iniciarán sus "actividades preventivas" serán justamente Plan Tresmil y Villa primero de Mayo (barrios collas); con lo que queda clarísimo el carácter racista del Plan Paramilitar de Rubén Costas. Si la Policía certificara esos "entrenamientos ilegales" se estaría pegando a sí misma un tiro en los testículos. Pero bueno, Don Rubén, "Soñar no cuesta nada".

La creciente e irrefrenable ola de delincuencia de Santa Cruz, es justamente, el resultado lógico del Régimen cruceñista de Rubén Costas y Branko Marinkovic; que alentó Odio, Resentimiento, Crimen e Ilegalidad contra quienes, cruceños o no cruceños, no comulgaran con sus actos de Violencia y Destrucción. Costas y Marinkovic alentaron y promovieron grupos juveniles irregulares como Grupos de Choque sin control, aterrorizando a la población. Ahora, que "no hay combustible" (léase $), los jóvenes "paladines de la autonomía" se han vuelto contra quienes los crearon y amamantaron, pero que hoy se niegan a reconocerlos y alimentarlos. El régimen no sabe que hacer con "la mano de obra desocupada", que se está volviendo en su contra, y necesita entretenerlos haciendo lo que mejor hacen: romper cabezas.
Para quien todavía duda de la intencionalidad de esta "guardia civil" de Rubén Costas, debe saber que la misma es un "anteproyecto" ilegal de la extinta pero aún venenosa "nación camba", inspiradora ideológica del racismo, el separatismo, la destrucción de 150 oficinas públicas nacionales y finalmente de la masacre de campesinos en Pando en agosto/setiembre del año pasado. Esta iniciativa ilegal fue presentada el 21 de julio de 2009, a la aún más ilegal "asamblea departamental cruceña", que jamás funcionó.