jueves, 26 de noviembre de 2009

BOLIVIA URGENTE: FISCALÍA PIDE A CORTE SUPREMA LA CAPTURA DE EX PREFECTO (GOBERNADOR) REYES VILLA POR CASO GENOCIDIO DURANTE GOBIERNO DE "GONI"

PENSA LATINA
Solicitan aprehensión de ex alcalde opositor boliviano

El Ministerio Público boliviano solicitó al Tribunal de Sentencia de la Corte Suprema expedir un mandamiento de aprehensión contra el prefecto revocado de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, por evadir un mandamiento judicial.

Según destaca hoy la prensa local, Reyes Villa hizo caso omiso a la ley al no asistir a declarar como testigo en el juicio de responsabilidades contra su aliado, el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003), acusado por genocidio en Bolivia.

La fiscal Mirna Arancibia explicó que el ex prefecto presentó un memorial indicando su negativa a prestar declaraciones, y menos aún, interrumpir su campaña como candidato a la presidencia por el opositor Plan Progreso para Bolivia-Convergencia Nacional (PPB-CN), en las elecciones de diciembre próximo.

Reyes Villa adujo que no puede presentarse en calidad de testigo, porque ese juicio es de carácter político.

Lamentablemente está muy equivocado, porque como los otros ciudadanos citados para declarar, como el caso del ex presidente Carlos Mesa, tiene la obligación de acatar la ley para establecer si tuvo o no participación en los sucesos de octubre de 2003, dijo Arancibia.

En esa fecha una represión policial en la ciudad de El Alto contra una manifestación popular tuvo un saldo de 68 muertos y más de 400 heridos.

Sánchez de Lozada y varios de sus ex ministros son juzgados por la justicia boliviana debido a su implicación en ese hecho que se recuerda como uno de los períodos más turbulentos de la historia reciente de la nación andina, originado por el proyecto para exportar gas hacia Estados Unidos por puertos de Chile.

Además del ex mandatario, están señalados los ex ministros Carlos Sánchez Berzaín, Jorge Berindoague, Hugo Carvajal Donoso, Guido Añez Moscoso, Adalberto Kuajara y Erick Reyes Villa.
También acusan a Mirtha Quevedo, Jorge Torres y Javier Torres, estos tres asilados en Perú, a donde se supone también escapó recientemente Dante Pino.