sábado, 7 de noviembre de 2009

CHILE/ARGENTINA: ABANDONO Y REPRESIÓN DE PUEBLO MAPUCHE PROVOCA INTENCIÓN DE CREAR ESTADO ARAUCANO INDEPENDIENTE

ELESPECTADOR.COM
Un Estado mapuche

Por: Nicolás Cuéllar Ramírez
Los mapuches fueron una de las tribus más guerreras de Suramérica. Hoy siguen luchando en Chile y Argentina por su autonomía.

Piedra Pintada es un resort de lujo situado a orillas del lago Pulmarí, en la provincia de Neuquén, en la Patagonia argentina. Sin embargo, sus habitaciones están cerradas desde febrero, cuando los indígenas mapuches tomaron el predio. Ellos arguyen que están recuperando territorio que les pertenecía de antaño. De esa época en que la región de la Araucanía, descrita por el español Alonso de Ercilla, era intransitable, desierta y conocida únicamente por sus habitantes originales.

Desde hace varios meses, escuelas, casas, quintas de recreo, hoteles y amplios terrenos privados han sido invadidos —“recuperados”— por mapuches a lo largo y ancho de toda la Patagonia, no siempre de una forma pacífica. La disputa que comenzó de forma silenciosa, derivó en denuncias judiciales y en enfrentamientos con la policía, de un lado y otro de la cordillera de los Andes.

En Chile, la presidenta Michelle Bachelet decidió aplicar la ley antiterrorista a aquellos indígenas que protestaban por sus tierras cortando el tránsito, y desalojando a los propietarios de los terrenos que ellos consideran suyos. La represión policial terminó en la golpiza de varios indígenas.

Del lado argentino, la muerte de otro par en misteriosas circunstancias ha hecho que el conflicto tome otro tenor. Las autoridades incluso los acusan de haber hecho que las monjas de la escuela Mamá Margarita —en Junín de Los Andes— se llevaran el féretro de una hermana sepultada en los terrenos de la escuela.

“Además de que la escuela está en territorio mapuche, era una intromisión del catolicismo sobre nuestras creencias”, se defiende Jorge Nahuel, ideólogo de la Confederación Mapuche y uno de los principales líderes indígenas en Argentina. “Reclamamos del Estado un reconocimiento territorial en el que podamos tener control, uso y administración de nuestros recursos naturales”, dice Nahuel.

Los mapuches chilenos han dado un paso más. Hace un par de semanas, y tras varios días de enfrentamientos con la policía, renunciaron a su nacionalidad y declararon explícitamente la guerra contra el Estado. En el país gaucho, por su parte, aunque el conflicto no ha tomado tanto vuelo, las autoridades temen que resurja la intención de restablecer la Araucanía, o patria mapuche, esa antigua dominación de los tehuelches y los araucanos que incluye territorios argentinos y chilenos, de costa a costa, entre los ríos Colorado y Bío Bío.