sábado, 7 de noviembre de 2009

EEUU: DESEMPLEO BATE RECORDS BAJO EL GOBIERNO DE OBAMA. 15,7 MILLONES SIN TRABAJO

RADIO FRANCE INTERNACIONAL

La tasa de desempleo en Estados Unidos superó en octubre la barra simbólica del 10% para alcanzar el 10,2%, , el nivel más alto de los últimos 26 años. Barack Obama, prometió "medidas" para impulsar la revitalización del mercado laboral.

Según el informe mensual sobre el empleo del departamento de Trabajo, publicado el viernes, las empresas siguieron con los despidos masivos y a pesar de que la destrucción de puestos disminuyó en octubre, el retroceso fue menos importante de lo que esperaban los analistas.

El estudio puso de relieve que las planillas de pago registraron una pérdida de 190.000 puestos de trabajo el mes pasado en Estados Unidos, llevando el índice de 9,8% al 10,2%, el más alto de los últimos 26 años. Esto supone que el número de estadounidenses desempleados se ubica actualmente en 15,7 millones de personas.

El mismo viernes el presidente Barack Obama justificó estas cifras alegando que el empleo es un sector que suele reaccionar tardíamente a la recuperación económica.

"Aunque perdimos menos empleos que el mes pasado, nuestra tasa de desempleo superó 10%, una cifra aleccionadora que muestra los desafíos económicos que tenemos por delante", dijo Obama en un discurso pronunciado en la Casa Blanca.

La realidad podría ser mucho peor si se tiene en cuenta a los desempleados que ya no se inscriben en las listas para conseguir un empleo y a las personas obligadas a trabajar a tiempo parcial y que querrían hacerlo a tiempo completo. Según un profesor de economía de la universidad de Maryland, Peter Morici, esta realidad podría suponer que la tasa real de paro alcanza 18%.

El informe del departamento del Trabajo muestra, no obstante, algunas señales esperanzadoras. La primera de ellas es que la cantidad de despidos sigue disminuyendo desde el pasado mes de marzo. En segundo lugar, el sector servicios vuelve a ser creador neto de empleo en octubre, después de 21 meses de parálisis.

Los economistas más optimistas piensan que las empresas estadounidenses podrían volver a crear empleos netos desde principios de 2010.

En un artículo aparecido en el prestigioso New York Times el premio Nóbel de economía, Paul Krugman, defendió la idea de poner en marcha nuevas medidas de reactivación. Según él, la política económica de Obama podría correr la misma suerte que la de los Aliados en Italia en 1943: el estancamiento, por falta de refuerzos y de audacia.