sábado, 28 de noviembre de 2009

HONDURAS: AMNISTIA INTERNACIONAL DENUNCIA QUE DICTADURA PREPARA BOMBAS LACRIMOGENAS PARA REPRIMIR MAÑANA

EL UNIVERSAL (VENEZUELA)
Denuncian que el gobierno interino de Honduras almacena lacrimógenas


Amnistía Internacional (AI) advirtió hoy de que Honduras se encuentra en una situación de "tensión" e "incertidumbre" ante los comicios del próximo domingo, y denunció que las autoridades interinas han almacenado miles de granadas de gas lacrimógeno.

Javier Zuñiga, jefe de una misión de esa organización no gubernamental que se encuentra desde esta semana en Tegucigalpa, indicó que han podido constatar la existencia "de un perceptible miedo o cuando menos de una preocupación ante lo que pueda llegar a pasar el domingo" a la población.

El activista indicó que el organismo tiene información de que el Gobierno de Roberto Micheletti adquirió recientemente "10.000 granadas de gas lacrimógeno y 5.000 proyectiles para granadas de gases lacrimógenos".

Zuñiga indicó que, además, han sido informados de la reciente adquisición de una tanqueta de agua y señaló que la organización teme que todo este material pueda ser utilizado en los próximos días.

Recordó que hace unos meses el uso de los gases lacrimógenos provocó la muerte de una persona, que sufría asma, en Tegucigalpa.

"No sabemos lo que va a pasar, de hecho nadie sabe qué puede pasar antes de las elecciones, el día de las elecciones y después de las elecciones", dijo el jefe de la misión, que estará hasta el próximo día 4 en Tegucigalpa realizando un "inventario de los afectados del golpe" y recopilando información sobre los comicios.

Dijo que existe un gran cúmulo de rumores sobre supuestas amenazas por ir o no ir a votar, el temor a que se produzcan incidentes y otros elementos que "pueden hacer cambiar totalmente el sentido de la abstención".

Además, advirtió de una "represión de baja intensidad" con el hostigamiento a miembros del movimiento de resistencia al golpe de Estado e incluso la existencia de una carta de una autoridad militar en la que pide a un alcalde que facilite una lista de nombres y teléfonos de seguidores del depuesto presidente, Manuel Zelaya.

Evitó pronunciarse sobre las elecciones del domingo, ampliamente rechazadas por la comunidad internacional, pero censuró la forma en que el Tribunal Supremo Electoral hondureño pretende emplear a políticos y empresarios invitados como observadores, ante la ausencia de los expertos de los organismos internacionales.

"El trabajo de los observadores es muy técnico, muy cualificado y con un gran despliegue de medios, lo que quieren hacer aquí no tiene nada que ver con eso", dijo.

Zuñiga indicó que hasta el momento han tenido información de que desde el golpe de Estado, el pasado 28 de junio, han muerto entre 20 y 30 personas, pero no tienen el número de heridos y de detenidos por delitos de conciencia, porque las autoridades interinas no tienen un registro de esos casos.

"Lo que tenemos son datos de organismos de derechos humanos, el Gobierno no tiene cifras, lo que implica que no tiene voluntad política para ser transparente con lo que está sucediendo", dijo.