lunes, 2 de noviembre de 2009

HONDURAS: MICHELETTI SABOTEA ACUERDO Y SE BURLA DEL MUNDO. OBAMA CAE EN NUEVO DESCRÉDITO

ABC (ESPAÑA)
El Gobierno golpista de Honduras evita convocar el pleno del Congreso para votar la restitución de Zelaya


La dictadura de Honduras ha evitado la convocatoria del pleno del Congreso, a pesar de las presiones de la comisión del depuesto mandatario Manuel Zelaya, cuyo objetivo es acelerar la restitución del presidente derrocado para antes de que se celebren los comicios del 29 de noviembre.

Delegados de Zelaya y del presidente de facto,Roberto Micheletti, llegaron el pasado jueves (madrugada del viernes en España) a un acuerdo para poner fin a la crisis que incluye que el Congreso vote sobre la restitución del depuesto mandatario, después de que parte del cuerpo legislativo avalase el golpe militar de junio.

A pesar del interés de Zelaya por volver al poder a lo largo de esta semana, las autoridades golpistas han realizado una lectura diferente del acuerdo y sostienen que la vuelta del mandatario depuesto a la Presidencia dependerá de lo que dictamine el Congreso hondureño, según lo establecido en el pacto, que estuvo mediado por Estados Unidos. "El ex presidente Zelaya puede ganar por un voto o puede perder por un voto. Ellos decidieron jugarse la suerte en el Congreso Nacional", ha manifestado ante los periodistas Armando Aguilar Cruz, negociador del Gobierno de Micheletti.

Desacuerdo
Pero para los seguidores del líder depuesto no existe ese margen. "El espíritu del acuerdo es la restitución del presidente Manuel Zelaya", ha declarado la negociadora Mayra Mejía horas antes de que llegue a Honduras la delegación liderada por el ex presidente chileno, Ricardo Lagos, para garantizar el cumplimiento del acuerdo alcanzado entre las dos partes.

Por su parte, Víctor Cubas, diputado de la facción del Partido liberal que respalda a Zelaya, ha dicho que los parlamentarios afines iniciarán una huelga de hambre a partir del martes a las 14:00 hora local si no se convoca la votación en el Congreso, una declaración que fue vitoreada por los cientos de manifestantes de Zelaya que se encontraban fuera de la cámara. Diputados afines al gobierno derrocado aseguran que, si no hay convocatoria hoy, llamarán a una sesión extraordinaria, a pesar de que la cancillería de Micheletti dijo que no había un plazo para una votación.

La primera disyuntiva está en cuándo será tomada la decisión, ya que el Congreso quedó suspendido con motivo de la campaña para las elecciones presidenciales del 29 de noviembre.