domingo, 22 de noviembre de 2009

URGENTE PERÚ: SE DESATAN CONFLICTOS SOCIALES EN APURIMAC, CUZCO, TACNA Y MOQUEGUA.

LA REPÚBLICA (PERÚ)
Nueva ola de conflictos sociales pone a prueba a Velásquez Quesquén


Protestas. Diversas ciudades del interior del país se han levantado por reclamos. Premier advierte a manifestantes de Abancay que “no le temblará la mano” para restablecer el orden, pero les envía a un funcionario de la PCM.

Jorge Loayza y Elizabeth Prado.

El estallido de conflictos sociales que se vive en el interior del país está poniendo a prueba la capacidad del premier Javier Velásquez Quesquén. Ayer, mientras le daba la mano al alcalde de Espinar (Cusco), Eloy Chancayauri, y anunciaba la solución de sus demandas, decía que “no le temblará la mano para restablecer el orden en Abancay”.

A pesar de que el Frente de Defensa de Espinar había pedido la presencia del premier en esa provincia, el gobierno logró que sea el burgomaestre quien viaje a Lima para tratar el problema. En la víspera el enfrentamiento entre policías y campesinos por el bloqueo de carreteras había dejado veinte heridos. Así, Chancayauri llegó acompañado de un grupo de autoridades para reunirse con el premier y la secretaria ejecutiva de Proinversión, Cayetana Aljovín.

Luego de dos horas de negociación, el premier atendió el pedido de los cusqueños: aplazar la apertura de sobres del Proyecto Majes Siguas II para el 25 de febrero del 2010 a fin de que en ese plazo se realice el estudio de impacto hídrico para descartar que la obra vaya a dejar a su provincia sin agua. La propuesta dejó tranquilos al alcalde y a los pobladores de Espinar tras catorce días de lucha aunque un sector radical no quiere que la obra se realice.

Sin embargo, parece que el plan para prevenir conflictos sociales no está funcionando bien, o no se coordina bien, porque mientras ayer el premier anunciaba el retroceso en el proceso de licitación, el ministro de Agricultura, Adolfo De Córdova, declaraba que el proyecto no iba a detenerse.

La otra piedra –o roca– que se le ha presentado a Velásquez Quesquén es el levantamiento de Abancay por el descontento respecto a la gestión del presidente regional David Salazar. El premier responsabilizó de esa protesta a un grupo radicalizado y lo exhortó a deponer su actitud.

Asimismo, advirtió que si en las próximas horas no hay una respuesta de los protestantes se tomarán “acciones que la ley y la Constitución” les faculta para terminar con los actos violentos. Pero antes de una decisión radical, Velásquez Quesquén quiere darles una alternativa pues anunció que hoy viajará a Abancay el jefe de la Unidad de Conflictos Sociales de la PCM. “Estamos evaluando tomar medidas orientadas a restablecer el orden en Abancay”, fue el mensaje.

En tanto, la representante de la Defensoría del Pueblo en Abancay, Rosa Santa Cruz, informó que tras la jornada de protesta del pasado viernes, que dejó más de cuarenta heridos, ayer se vivió una situación de “tensa calma” en la ciudad.

En doce días de huelga indefinida, la población de Abancay no solamente ha destituido a su presidente regional David Salazar por considerar que ha favorecido a su tierra Andahuaylas en la distribución de presupuesto, sino que logró que el vicepresidente regional Willer Taype jure en el cargo presidencial y hace dos días la multitud estuvo decidida a tomar la sede regional para consumar el cambio de autoridad.

También en Puno y Tacna
Puno y Moquegua se disputan la zona de Pasto Grande donde se encuentra la represa del mismo nombre y que provee de agua a la costa de Moquegua. El mes pasado cerca de 600 pobladores de Acora, Puno, tomaron este territorio apelando al derecho ancestral. Hoy el conflicto ha pasado a una mesa de diálogo promovida por la PCM.

La comunidad campesina de Ticaco, en Tacna, exige a la minera norteamericana Newmont el cierre de su local y su retiro definitivo. La empresa no lo acepta por tener un conjunto de concesiones en las montañas de Ticaco. El problema se acentúa con la citación policial a los principales dirigentes opositores.