lunes, 7 de diciembre de 2009

BOLIVIA: EVO YA PLANEA PRÓXIMO GOBIERNO Y METE ACELERADOR A SU REVOLUCIÓN

ABI BOLIVIA
Morales comienza a planificar acciones de gobierno reelecto.

El Gobierno no pierde ni un solo minuto para implementar programas de desarrollo. El presidente reunió a todo su gabinete a las orillas del Lago Titicaca para evaluar los pasos prioritarios de acción (ABI)

Por Adalid Cabrera Lemuz

Con una reunión ampliada con su gabinete Ministerial, el presidente Evo Morales Ayma comenzó este lunes a planificar las acciones que emprenderá el gobierno en esta nueva etapa tras su contundente reelección en los comicios generales del domingo.

El Jefe de Estado convocó a su gabinete ampliado, incluidos viceministros y presidentes de empresas estatales, a un encuentro a la orillas del lago Titicaca que se prolongará por varias horas, según dijo.

Morales sorprendió tanto a los representantes de la prensa internacional como al pueblo al reiniciar este lunes con todo vigor la gestión ejecutiva tras la intensa actividad desarrollada los pasados días a lo largo y ancho de Bolivia antes de los comicios generales.

De acuerdo con los sondeos de boca de urna difundidos por los medios de comunicación, Morales y el MAS habrían obtenido por lo menos un 63 por ciento del voto de los ciudadanos y la elección de una mayoría de diputados y senadores de la inédita Asamblea Legislativa Plurinacional, lo que le garantiza los dos tercios del total.

"Estoy seguro de que el porcentaje va a ser mayor porque todavía falta el voto de las provincias", dijo.

Es el segundo triunfo de Morales en elecciones generales desde 2005 donde obtuvo el 53,7 por ciento de los votos, calculados en 1,8 millones de electores de un padrón electoral de 3,8 millones de ciudadanos en ese entonces.

"Ahora tenemos asegurados casi tres millones de ciudadanos que votaron por nosotros y nos dieron su confianza, lo que significa que logramos la confianza del pueblo", dijo.

El mandatario resaltó que cada vez más sectores de la población se suman al proceso de cambio que inició en enero de 2006.

Pese a que es su segundo triunfo en elecciones generales en los últimos cuatro años, en ese ínterin ha ganado otras consultas de voto como las de la Asamblea Constituyente y los referéndums revocatorio y Constitucional en los que logró más del 60 por ciento del voto de la población.

Agregó que las prioridades de su Gobierno en esta nueva etapa hasta el año 2010 son el impulso a la industrialización del litio, del hierro y de otros recursos naturales, la creación de nuevas fuentes de empleo y fundamentalmente la lucha contra la pobreza.

El Jefe de Estado resaltó que su misión en el poder "es servir al pueblo boliviano y someterse a sus mandatos".

Reiteró que el pueblo ahora no tiene solamente el derecho de elegir a sus autoridades por el voto, sino también definir políticas de Estado por la vía de referéndums.

Dijo que el trabajo de consolidación del proceso de cambio no debe pararse con el triunfo electoral del domingo, sino que el MAS, los sindicatos y los movimientos sociales deben comenzar a trabajar otra vez para preparar y elegir a sus candidatos para las elecciones de prefectos y alcaldes que se producirá el cuatro de abril de 2010.

De acuerdo con la Ley Electoral transitoria, las agrupaciones políticas deben presentar sus candidatos hasta el cuatro de enero de 2010, es decir en menos de un mes más.

El Presidente ha expresado en forma reiterada que la población se beneficia si el gobierno nacional, las administraciones regionales y los Municipios coordinan acciones para ejecutar programas de desarrollo.

Los últimos cuatro años algunos Municipios y Prefecturas de oposición impidieron acuerdos con el Gobierno para la viabilización de proyectos de desarrollo en sus regiones perjudicando a sus habitantes.

El Jefe de Estado ha reclamado en sus casi cuatro años en el poder por las acciones de la oposición en el Senado que dificultaron la aprobación de Leyes que beneficien al país.

"La Cámara de Diputados aprobó en 1996 el proyecto de Ley de Lucha contra la corrupción y de investigación de fortunas de origen dudoso, pero, cuando llegó al Senado parta ser avalado, se estacionó", dijo.

Agregó que algo similar pasó con el proyecto de Ley del Seguro Universal de Salud, de amplio beneficio para los bolivianos, y de convenios financieros internacionales fundamentales para ejecutar obras de desarrollo.

De acuerdo con las proyecciones del voto, tras los resultados de las elecciones del domingo, el MAS habría logrado 25 de los 36 senadores, lo que significa más de los dos tercios, un porcentaje suficiente para aprobar leyes.

Consultado sobre un interés de presentarse nuevamente a la reelección el año 2010 en los comicios a celebrarse ese año a la conclusión del mandato de cinco años que iniciará en enero, el Jefe de Estado dijo que no tiene interés en ello.

Morales fue elegido como presidente el 18 de de diciembre de 2005 en el marco de la antigua Constitución Política del Estado que fue sustituida por una nueva en febrero pasado tras su promulgación al recibir el aval del 67 por ciento del pueblo en un referéndum Constitucional.

El Presidente subrayó que se trata de la primera Constitución de las 18 existentes que ha sido elaborada por representantes genuinos de los sectores de la población que sesionaron en la Asamblea Constituyente entre 2006 y 2007.

En realidad las elecciones del pasado domingo serían las primeras en las que se presenta el presidente Morales como candidato a la reelección en el marco de la nueva Carta Magna.

El Mandatario ratificó que tiene como persona y como gobernante un objetivo que es "vivir para servir" y así enmarca su trabajo, por lo que el resultado de las elecciones generales del domingo es la respuesta dada por el pueblo al trabajo desarrollado por el Gobierno.

Descartó las opiniones del candidato presidencial de Plan Progreso para Bolivia (PPB), Manfred Reyes Villa, en sentido de que el resultado de los comicios sea una demostración de la polarización en Bolivia.

Morales explicó que los resultados muestran previsiones de triunfo del MAS en siete de los nueve departamentos de Bolivia, lo que muestra que es cada vez más contundente la presencia de su propuesta programática en el país, por lo que significa una mayor responsabilidad del Gobierno para acelerar el proceso de cambio.

Descartó que eso signifique que "Todo el poder es para Evo", como titulan algunos medios de comunicación, cuando en realidad es el resultado de la fuerza del poder del pueblo que se ha apropiado del programa de Gobierno para sustentarlo con mayor fuerza.