domingo, 20 de diciembre de 2009

BOLIVIA. LOS TERROPREFECTOS SE RESISTEN A DEJAR SUS CARGOS

ABI BOLIVIA
Congreso dirimirá obligatoriedad de renuncia de prefectos en camino de reelección


El Congreso dilucidará la prescripción legal que subraya la renuncia de autoridades que postulen su reelección a gobernadores, en abril próximo, a la que se opusieron con tenacidad los prefectos de la oposición boliviana, durante una reunión con autoridades del gobierno verificada entre viernes y sábado en La Paz, confirmó el ministro de Autonomías, Carlos Romero, que presidió el cónclave que debía concertar enmiendas al régimen electoral transitorio.

Presentado el desacuerdo en este punto, que precipitó la salida de los prefectos de Santa Cruz, Rubén Costas; de Beni, Ernesto Suárez; de Tarija, Mario Cossio, y de Chuquisaca, Savina Cuéllar, "lo más equilibrado era remitir las alternativas propuestas al Congreso nacional y que sea esa instancia la que dirima", afirmó el ministro.

La reunión que se extendió por casi doce horas hasta la madrugada del sábado se trabó cuando el gobierno repuso, ante la exigencia de los prefectos opositores, que la figura no era equivalente con la que rigió los comicios generales del 6 de diciembre, cuando el presidente Evo Morales y el vicepresidente, Alvaro García Linera, se postularon a la reelección sin dimitir previamente a sus cargos, porque ambas autoridades, además de algunos legisladores, aceptaron el recorte, por un año, de sus respectivos mandatos.

"No pudimos lograr consenso con los prefectos de oposición que planteaban que sus cargos no sean sometidos al requisito de la renuncia para poder habilitarse como candidatos a gobernadores. Les explicamos que eso está establecido en el artículo 238 de la Constitución que expone, expresamente, la renuncia, pero como no se encontró consenso, ambas alternativas fueron planteadas para ser ventiladas en el Congreso", remarcó Romero, al tiempo de exponer la razón del disenso.

La propuesta de enviar el espinoso tema al Congreso, que concluirá su mandato en enero que viene, fue postulada por el prefecto de Potosí, Mario Verreyra, que consideró antiético que las partes interesadas resuelvan la prescindencia o no de la renuncia como condición de habilitación electoral.

La reunión, la primera que congregó a todo los prefectos del país, además de representantes de la Asociación Nacional de Consejeros Departamentales, de la Federación de Asociaciones Municipales y de organizaciones indígenas y campesinas, fue acordada para llenar, en el tono de propuesta política, los vacíos en la Ley Electoral Transitoria que normó las elecciones generales recién pasadas y que regirá las de prefectos y alcaldes, en abril de 2010.

Una eventual enmienda a la ley deberá ser homologada, de todas formas, por el Congreso vigente.

La reunión, que Romero calificó de histórica, debió zanjar, de un solo envión, las imperfecciones de la ley de régimen transitorio, dado el nuevo contexto geopolítico interno en el país andino amazónico.

Tras las elecciones de principios de diciembre, cuando los electorados de cinco de las nueve regiones bolivianas se pronunciaron a favor de la instauración de un régimen de autonomías departamentales, indígenas y locales, en consonancia con las otras cuatro (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) que se dotaron de este sistema, también en las urnas, en un referendo, en 2006, "hay un nuevo contexto", notó Romero.

"Cuando fue aprobado (el régimen transitorio electoral, en abril pasado) no había nuevas autonomías departamentales, no había autonomías indígenas, no había autonomía regional", apuntó el ministro al tiempo de destacar la serie de acuerdos alcanzados en la reunión.

"En todas las comisiones se lograron consensos. La plenaria hizo ajustes pequeños a los temas municipales, indígenas y regionales", afirmó al confirmar que la elección de alcaldes y concejales será convocada en una sola fórmula, por esta única vez.

También se decidió ampliar, en 5 días más, el plazo para la renuncia de alcaldes que quieran postularse a la reelección e incorporar salvaguardas legales para evitar la impugnación de estas elecciones.

Asimismo, "se adoptaron fórmulas para la conformación de las Asambleas Departamentales, para la elección de autoridades subdepartamentales y de los porcentajes de cálculos para la definición de las autoridades electas", explicó Romero.

Específicamente consultado sobre el punto, el ministro de las autonomías subrayó que "las elecciones de abril están garantizadas así no se modifique en una sola coma el régimen electoral transitorio actualmente establecido".

Al inaugurar la reunión, el viernes por la tarde, García Linera aclaró que el Ejecutivo "acude aquí con la voluntad de oír, de sintetizar y de lograra acuerdos" y sin la intención de imponer.

"No trae (el gobierno) una propuesta que va buscar imponerla, no trae una propuesta que va a buscar que se adhieran. Al contrario queremos construir con ustedes una propuesta conjunta", acotó.

Por último Romero pidió tener en cuenta el carácter y la oportunidad histórica del encuentro, incluso tomado en cuenta el retiro de los prefectos de oposición.

"No se debe menospreciar la alta significación que tiene haber reunido a todos los actores involucrados en el proceso autonómico para debatir de frente, mirándose a la cara, poniendo las cartas sobre la mesa para intentar avanzar en el proceso autonómico en todas sus modalidades", dijo.