miércoles, 23 de diciembre de 2009

BOLIVIA: EL COMANDANTE TIENE EL MANDO XIV (SEGUNDA TEMPORADA). EVO, LOS MONOS Y LOS MANÍES

por Flavio Dalostto

El 6 de mayo de 2009, en "El Comandante tiene el Mando II (Segunda Temporada)...", escribía "Nos acercamos al final de un Proceso. Un Ciclo se está cerrando en Bolivia. Sus signos son evidentes. Basta proyectar las semirrectas un poco en el Tiempo, para observar que todas concurren en una misma dirección espacial. Lo notable es que, quienes están peligrosamente ya con los pies dentro del Círculo Final, no lo pueden ver. Una Gigantesca Red se cierne sobre ellos, y sin embargo, no pueden advertir lo grave y casi inevitable del desenlace."

Luego del aplastante triunfo de Evo Morales, el 6 de diciembre, por más del 64% de los votos bolivianos; la dirigencia opositora que secundó a Leopoldo Fernández y a Manfred Reyes Villa, se encuentra varios grados por debajo de la palabra "desarticulada". Su visión sería mas bien, "desgranamiento y desparramo".

Pasado el triunfo electoral, el gobierno de Morales avanzó aún más sobre los latifundios cruceños improductivos, o de adquisición fraudulenta; pasibles de ser revertidos al Estado y repartidos entre campesinos sin Tierra o con fines de interés nacional. Así sucedió con 12.000 ha de la hermana de Branko Marinkovic, y con 3.000 ha. del terrateniente dueño de la Red Unitel, Osvaldo Monasterios. El primero de estos feudos habían sido usurpados a los Indios Guarayos del Departamento de Santa Cruz y lo recuperaron. Pero los Guarayos no se quedan allí. Exigen, además "Laguna Corazón" con 12 mil hectáreas de Marinkovic; "Medio Monte" de 17 mil hectáreas del empresario Héctor Justiniano; y “El Trébol” de dueño no identificado, que tiene 27 mil hectáreas. Todas propiedades de adquisición fraudulenta, originadas en "favores" de las dictaduras y gobiernos neo-liberales a sus compinches. Están en la provincia Guarayos.

Pero, al mismo tiempo que están perdiendo sus Tierras adquiridos en dudoso trámite, Branko Marinkovic y otros terratenientes y empresarios, se encuentran denunciados por la fiscalía nacional de haber financiado y apoyado logísticamente a la célula terrorista desbaratada del mercenario Eduardo Rozsas, que pretendía en Abril de 2009, sangrar a 25.000 cruceños para forzar una inetervención de la ONU en la inventada "medialuna", que nunca existió.

Un grupo de 200 fulanos de Santa Cruz, entre los que se encuentran el ganadero Guido Nayar, el empresario Mauricio Roca, el presidente del casi extinto comité cívico pro-Santa Cruz Luis Añez y el oscilante prefecto cruceño Rubén Costas (todos acusados de financiar el terrorismo); se han reunido hace unas horas, diz que "para defender la Tierra Cruceña", de los atropellos del gobierno; y amenazan con "resistir" por todos los medios contra las justas medidas gubernamentales de reversión del Latifundio ilegal, improductivo y esclavista. Están solos. Ya un 40% del Pueblo Cruceño despertó del narcótico venenoso de odio "cívico", y apoyó decididamente a Evo para presidente. Y aún, los del resto que no votaron por Evo están lejos de defender las riquezas malhabidas de los ricos latifundistas co-terráneos. Ya tienen sus propios problemas que sus dirigentes "cívicos" jamás solucionaron porque no les importa.

El núcleo duro de la oligarquía cruceña no logra convencer al resto de sus conregionales, de que "Su" causa es la de "todos" los cruceños. Ya no pueden engañar fácilmente. La Conciencia del Pueblo Cruceño ha despertado y ya no puede ser nublada como en agosto/setiembre de 2008. Los verdaderos empresarios cruceños, pequeños y medianos, de bajo perfil, y que se dedican a producir y no a especular, ya han tomado prudente distancia de esa dudosa "institucionalidad" cruceña dueña de Tierras y Cooperativas de Servicios. Al verdadero empresario lo que le interesa es hacer negocios, y sabe adaptarse a las reglas de juego que impone el gobierno de turno, desde los tiempos de los fenicios. En cambio, el pseudoempresario que vive de la especulación de tierras y del alza artificial de precios de mercaderías de primera necesidad, le afectan los cambios de un gobierno que pretende que llueva y salga el Sol para todos. Las mismas empresas petroleras que disfrutaban de la fiesta de riqueza infinita que les producían los hidrocarburos bolivianos, al imponerles Evo nuevas reglas de juego y al obligarlas a ganar muchísimo menos con la nacionalización, no se fueron de Bolivia. Se quedaron. Y se quedaron porque son empresarios. Se adaptaron. Ganando mucho menos, siguen recogiendo dinero con grúa. Por eso no se van, por eso no chillan. Y todos contentos.

Muy por el contarrio, toda una generación de especuladores cruceños, disfrazados de empresarios, no aceptaron compartir. Se cerraron en su avaricia y su soberbia. Así les fue. Pudiendo haber mantenido sus magníficos niveles de vida y al mismo tiempo ayudar a que el resto de los ciudadanos disfrutara de beneficios básicos; eligieron el camino de la mezquindad y la violencia salvaje, que hoy los conduce inexorablemente a su suicidio patrimonial y personal. Al haber participado en la Asonada de 2008 contra el gobierno de Evo y de comprobarse haber financiado una guerra frustrada contra la Nación en 2009, se han condenado penalmente. Al final, no tendrán Tierra, y tampoco Libertad. La Fiscalía los cerca como un Gato a los ratones, aparentemente les tiene probadas sus acciones delictivas y procede sin tiempo, pero sin pausa contra ellos. En este mismo momento están desesperados, sin saber que hacer. Como ya he dicho, son un pájaro sin cabeza volando ciegos hasta el poste final que detenga su aleteo bajo a golpe seco, y que lo tire al frío suelo de la extinción final.

Por un lado, tratan de defender sus latifundios malhabidos; pero también su libertad personal. Como el mono del Kalahari, atrapado sin poder sacar la mano del el hueco de la roca, donde aprisiona amarrete un puñado de maníes. Si abriera la mano, si hubiese soltado los maníes, podría haber sacado la mano y huido; porque no puede tener ambas cosas a la vez: los maníes y la libertad. Debe renunciar a algo, pero no puede. Su ambición llega a ser más fuerte que su preservación personal. Por eso lo atrapan y su suerte está echada. Por eso, los terrotenientes deberían renunciar a algo, si algo quieren conservar. Yo me inclino que el bien más probable que pueden defender en este momento es su Libertad, saliendo lo más rápido posible del País. Nadie los extrañará, y al menos gozarán de unos meses de libertad antes que la Interpol los agarre. O, podrían perderse en algún remoto lugar del África, donde, con un puñado de dólares, obtendrían la protección de algún dictadorzuelo africano.

En tanto, Evo los observa desde su catalejo. Sonríe para sí. Es su tiempo de gozo, tras de la era de angustia de agosto/setiembre de 2008. Sabe que no es su vena india del cuello la que late de angustia, sino la de ellos. A ellos les tocó el turno de la Angustia y la Pesadilla, e imaginar un futuro que se dibuja a barrotes. Yo me inclino por que huyan. En este momento, al proceso de Cambio le favorecen más afuera que adentro. Total, Evo les "cuidará" sus propiedades agrarias y otras. En Bolivia, los condenados por Traición a la Patria o Terrorismo pierden todos sus bienes inmobiliarios automáticamente.

El Comandante tiene el Mando. El Mando, el Corazón, el mono de Kalahari y los maníes del mono.
El Comandante amaestrador... de monitos.
http://la-opinion-argentina.blogspot.com/