martes, 15 de diciembre de 2009

HONDURAS CONFIRMADO: MICHELETTI HACE QUEDAR A LOBO COMO UN LOBOLUDO

LA NACION (CHILE)
Gobernante golpista aseguró que sólo se alejará el poder luego de que le traspase el mando al electo Mandatario Porfirio Lobo o hasta que el Congreso así lo decida. Chile y Panamá, en tanto, abogaron por el pronto restablecimiento de la democracia.

Roberto Micheletti se reunió el lunes con el Jefe de Estado electo el 29 de noviembre, Porfirio Lobo, con quien habló de “todos los temas”, aunque nada dijo sobre la solicitud de renuncia que éste le hiciera en la misma cita.

“No voy a renunciar hasta que termine el período que me corresponde constitucionalmente”, advirtió ayer un desafiante Roberto Micheletti, con miras a zanjar la polémica respecto a cuándo renunciará a la Presidencia de facto de Honduras, a la que accedió tras el golpe de Estado del 28 de junio.

Estas declaraciones las hizo un día después de que se reuniera con el Presidente electo en los comicios del 29 de noviembre, Porfirio Lobo, a quien Micheletti le aclaró que no dejará el cargo hasta la ceremonia del traspaso de mando, agendada para el 27 de enero de 2010.

Todo, en medio de las crecientes presiones internas y externas para que Micheletti dé un paso al lado y se conforme un gobierno de unidad hasta la asunción de Lobo.

“Yo fui elegido por el Congreso y el único que me puede destituir es el mismo Congreso (...) Aún y cuando el mundo me lo pida, no lo haré”, reiteró quien reemplazó en junio, por decisión del Legislativo y tras el golpe de Estado, al destituido Presidente Manuel Zelaya.

“¿Y qué importan algunos días cuando tenemos ya prácticamente seis meses de estar lidiando con estos temas? ¿Qué importaría para la comunidad internacional que me quede un día, dos días más”, preguntó.

Respecto a la reunión con Lobo, Micheletti comentó que habían conversado sobre “todos los temas”, entre ellos “la transición” y de una posible “amnistía”. Pero no sobre su renuncia.

“ENGAÑO”
El ex titular del Legislativo hondureño, también aseguró ayer haber sido “engañado” por México cuando éste gestionó la salida de Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde el derrocado Presidente se refugia desde el 21 de septiembre.

A continuación, aseguró que su gobierno no tendrá “ningún inconveniente” en aceptar que el derrocado Mandatario se vaya como “exiliado político” si ello contribuye a la “paz y tranquilidad del país”.

Paralelamente, ayer Chile y Panamá llamaron a restaurar “al más breve plazo la democracia y el Estado de derecho” en Honduras y expresaron su respaldo a las gestiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el país centroamericano. El gobierno panameño es uno de los pocos países que ha reconocido los comicios, mientras que su par chileno mantiene su rechazo a ese proceso electoral.

En tanto, el Presidente guatemalteco Álvaro Colom aseguró que EEUU y varios países latinoamericanos trabajan en una propuesta para lograr una salida a la crisis hondureña, aunque aclaró que por el momento “no se pueden dar detalles”

Mientras, el Parlamento de Honduras y el Presidente electo acordaron ayer analizar el otorgamiento de amnistía política a los involucrados en el golpe de Estado. Al respecto, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dijo confiar en la independencia de Lobo frente al régimen de facto.