jueves, 10 de diciembre de 2009

HONDURAS: MEXICO QUIERE ASILAR A ZELAYA PERO DICTADURA SE NIEGA

TIEMPO (COLOMBIA)
Régimen de facto de Honduras rechaza pedido de que Zelaya viaje a México como huésped
El Gobierno de facto advirtió que sólo permitirá que salga del país en condición de asilado, algo que el derrocado mandatario hondureño se niega a aceptar.

Sin embargo, el gobierno de México sigue en negociaciones con Manuel Zelaya y otros actores hondureños para su posible salida de Tegucigalpa hacia ese país, informó en la madrugada de este jueves la Cancillería mexicana en un comunicado.

Funcionarios realizan "desde hace varias horas, gestiones para atender una solicitud del presidente José Manuel Zelaya Rosales, de ser recibido en nuestro país", indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las gestiones "se llevan a cabo con el apoyo de países amigos y de algunos actores políticos hondureños, con el propósito de obtener las garantías de seguridad necesarias, mediante un salvoconducto" para que Zelaya "pueda dejar la protección de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa", añadió la nota.

México, agregó la Cancillería, "busca contribuir a la distensión en Honduras, dando un paso positivo hacia la solución de la crisis en ese país, por la vía del diálogo y la negociación".

Las versiones de un inminente viaje de Zelaya a México movilizaron este miércoles por la noche a los medios y a sus seguidores, decenas de los cuales acudieron a las cercanías de la embajada brasileña en Tegucigalpa, donde permanece refugiado desde el 21 de septiembre pasado, mientras los militares reforzaban el cerco que la mantiene sitiada.

"La embajada de México nos presentó una petición de salvoconducto, pero lamentablemente esa petición no califica, no contiene la calidad para que se le extienda un asilo al señor ex presidente Zelaya", dijo el ministro de Gobernación (interior) del régimen de facto, Óscar Raúl Matute.

La solicitud mexicana para autorizar el viaje a México de Zelaya, "al no tener una petición para un asilo, lamentablemente no pudimos otorgarla", dijo Matute a la cadena de televisión estadounidense 'CNN'.

"No busco asilo en ningún país", dijo Zelaya en entrevista con la cadena multiestatal 'Telesur', retransmitida por medios hondureños.

Las versiones de la inminente partida de Zelaya se vieron estimuladas luego de que la Dirección de Aeronáutica Civil de Honduras dijo que llegaría un avión mexicano a recoger al depuesto mandatario.

Sin embargo, Zelaya eludió responder sobre el posible viaje a México cuando fue consultado por la prensa.

"Mientras no tenga una evidencia de lo que ustedes están informando no puedo pronunciarme sobre ese caso", expresó Zelaya, derrocado en el golpe de Estado del 28 de junio y a quien el Congreso hondureño rechazó la semana pasada restituir en el poder.

"No estoy pidiendo asilo en ningún país del mundo; lo que hemos planteado es que en caso de una eventual salida de Honduras, tendría que ser en calidad de presidente de los hondureños", agregó. "De ninguna forma es solicitud de asilo o solicitud para renunciar al cargo que yo represent", señaló.

"El régimen de facto sacó un documento de la manga como condición para mi salida hacia México, una condición denigrante, indigna, que me estaba sometiendo a presentar renuncia sobre mi investidura de presidente", dijo luego en una entrevista con el canal mexicano 'Televisa'.

Zelaya permanece refugiado desde el 21 de septiembre en la embajada brasileña tras volver subrepticiamente al país, de donde fue expulsado por los militares tras el golpe que lo depuso.

El presunto viaje de Zelaya fue anunciado un día después de que los presidentes de Costa Rica, Óscar Arias, y de Panamá, Ricardo Martinelli, advirtieron al mandatario electo en Honduras, Porfirio Lobo, que debe lograr que renuncie el gobernante de facto Roberto Micheletti si quiere conseguir reconocimiento internacional.

Costa Rica, Panamá, Colombia y Perú son los únicos países latinoamericanos que han reconocido las cuestionadas elecciones hondureñas.

Con las elecciones del 29 de noviembre que consagraron a Lobo, el Gobierno de facto esperaba dar vuelta a la página de la peor crisis política de Centroamérica en los últimos 20 años.

Sin embargo, países como Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Argentina dicen que es imposible reconocer una elección llevada a cabo por un gobierno que no es legítimo, mientras Washington señala que los comicios fueron pautados hace tiempo y su planificación se hizo mucho antes del golpe de Estado.

Algunos países quieren que se restablezca el orden constitucional antes del 27 de enero -cuando concluye el mandato de Zelaya- y se cumpla así con un acuerdo firmado entre Zelaya y el Gobierno de facto a finales de octubre.