martes, 15 de diciembre de 2009

PERÚ: BRUTAL REPRESIÓN POLICIAL CONTRA CAMPESINOS DE SAN PUNO

LA REPÚBLICA (PERÚ)
Pobladores de Inambari fueron agredidos por efectivos policiales


El pasado sábado 12 de diciembre efectivos de la Policía Nacional del Perú reprimieron brutalmente una protesta efectuada por campesinos de San Labán, Puno quienes rechazaban la construcción de la hidroeléctrica de Inambari.

Producto de la salvaje represión dos campesinos Jaime Huanca Zamata y Eulogio Cuchuyrumi resultaron heridos de bala; Fortunata Quispe de Salgado, recibió el impacto de una bomba lacrimógena en la cabeza, y un número indeterminado de personas sufrieron contusiones en diversas partes del cuerpo.

Como se recordará la decisión de construir la hidroeléctrica ha sido unilateralmente tomada por el gobierno, en clara vulneración del artículo 6 del Convenio 169 de la OIT que establece la obligación estatal de consultar a los pueblos indígenas antes de tomar decisiones que les afecten sus derechos.

La construcción de la hidroeléctrica supondrá el desalojo forzado de más de 15.000 personas, la inundación de una superficie de 450 Km2, graves impactos en una zona de gran riqueza ecológica, así como la inundación de más de 100 km de la carretera interoceánica, cuya construcción está siendo sumamente costosa.

El promedio de vida útil de una represa son 25 años. Pasado este témino la acumulación de sedimentos hace que la estructura pierda su capacidad de generar energía.

Varios integrantes de organizaciones sociales y de derechos humanos de Puno han comenzado a recibir amenazas por manifestar su oposición al desarrollo de este megaproyecto. (Con información de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos)

5 comentarios:

marmadukescott dijo...

Hidroeléctrica de Inambari: ¿conflicto a la vista? (1)
El 9 de Septiembre pasado www.actualidadambiental.pe/ entrevistó a el reconocido biólogo peruano Ernesto Ráez sobre el proyecto de la hidroeléctrica en Inambari
Un consorcio de empresas brasileras venía desarrollando una propuesta de creación de una central hidroeléctrica en el río Inambari. Esta construcción ubicada en la intersección de los límites de los departamentos de Cusco, Madre de Dios y Puno, supone una inversión de 5,000 millones de dólares. El problema es – decía actualidadambiental que esta construcción afectaría 460 kilómetros de extensión y, sobre todo, llegarían a inundar cerca de 45,000 hectáreas de bosque para la instalación de la represa.
Una de las zonas afectadas por la represa sería el Parque Nacional Bahuaja Sonene. Se comunicaba en ese septiembre de 2009, que el Comité de Gestión de este parque ya había expresado su preocupación debido a que el proyecto amenaza directamente a la zona de amortiguamiento, e indirectamente al propio parque. Se comunicaba en ese septiembre de 2009 que la construcción no sólo supondría deforestación en una zona rica en biodiversidad, sino además graves consecuencias ambientales, en tiempos en que el cambio climático ha encontrado uno de sus nichos en la Amazonía.
Además, actualidadambiental comunicaba en ese septiembre de 2009 que la presencia de la represa podría afectar a un gran número de centros poblados, entre ellos: Loro Mayo, Chaspa bajo, Chaspa, Lechemayo chico, Lechemayo grande, Salimayo, Carmen, Cuesta Blanca, Yahuarmayo, Challhuamayo y Puerto Manoa.
malcolm.allison@gmail.com

marmadukescott dijo...

Hidroeléctrica de Inambari: ¿conflicto a la vista? (2)
Se citaba como antecedente a esta construcción a la Central Hidroeléctrica de Itaypu, realizada en la frontera de Brasil y Paraguay, donde las inundaciones trajeron diversos daños ambientales y un eterno endeudamiento al Paraguay..
Para el biólogo Ernesto Ráez, director de Investigación del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Cayetano Heredia, aún no se había establecido si era necesario construir una hidroeléctrica con un costo ambiental tan alto, sobre todo cuando sólo el 20% de la energía que ésta generaría se quedaría en el Perú, ya que el resto sería comprada por Brasil.
En entrevista en el marco en el simposio “Desarrollo Hidroeléctrico Sostenible en la Amazonía y el Caso de la Cuenca del río Madeira (Bolivia, Brasil, Perú)”, Ráez señaló las contradicciones que acompañan a este proyecto: por un lado, un ministro brasilero ha dado por hecha la construcción de esta central; por otro, los estudios sobre la misma aún no se han concluido.
El Estudios de Impacto Ambiental (EIA) para la central hidroeléctrica estaba en etapa previa, se esperaba su publicación en diciembre, vino y se fue Lula da Silva, acá y en Brasilia se ha anunciado ya la construcción de la gran represa y los lugareños no han sido informados de nada.
HAN PASADO 100 DÍAS Y EL GOBIERNO SE NIEGA A TRANSPARENTAR SUS PRÓSITOS, LA REGIÓN IGNORA SU DESTINO Y EL MALESTAR ES TAL QUE PODRÍA DECIRSE QUE CON UNO RASGA Y SALTAN CHISPAS DE LA ELECTRIZADA ATMÓSFERA
QUE ESPERA EL GOBIERNO, ESTO ES COMO LA CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA … OTRO CONFLICTO A LA VISTA
malcolm.allison@gmail.com

marmadukescott dijo...

Atentado !!! : megacentral Inambari (1) Los Brasileños quieren invertir 4000 millones de dólares en la construcción de la megacentral hidroeléctrica del Inambari, esta abarcaría el espacio que ocuparían 10000 estadios nacionales. Alan García, ni corto ni perezoso, la aprobó sin pedir la opinión de nadie, al mas puro estilo de Luis XVI.
Quizás para el común de los Peruanos cuando escuchen que los Brasileños quieren invertir 4000 millones de dólares en la construcción de la megacentral hidroeléctrica del Inambari, quizá esa cantidad tenga un significado vago para muchos, pero pongámonos a pensar en esto, el proyecto denominado trasvase Olmos, que ganará 100 mil nuevas hectáreas de tierras vírgenes para la agro exportación en el norte, es una obra de tan descomunales proporciones que para efectivizarlo se está construyendo un túnel debajo de la cordillera de los Andes, que permitirá unir la selva de Cajamarca con la costa del Norte del Perú, y es tan monumental esta obra que prácticamente es considerado como un megaproyecto, que hasta ha sido comparado con Machu Pichu, pero en esa obra solo se está invirtiendo 250 millones de dólares pero lo que se piensa invertir en la construcción de la represa del Inambari es 16 veces mas, lo que significa que el megaproyecto del trasvase Olmos, seria poca cosa comparada a esta central megalomaniaca, que desde ya auguramos va despertar la indignación de los movimientos verdes del mundo y de las organizaciones de derechos humanos, porque la obra de concretarse originaría el desplazamiento forzado de miles de familias y la perdida de una gran parte de la flora y fauna de la selva del sur-andino.
Costa Rica con cinco millones de habitantes tiene una extensión territorial menor que el departamento de Puno, pero anualmente atrae mas turistas que todos los que llegan al Perú en el mismo periodo, pero su principal fuente de ingresos para el fisco es el ecoturismo, pero la selva de Puno, tiene mayor diversidad en flora y fauna que los bosques de Costa Rica, que si se convirtiera en una política de estado la promoción de la potencialidad ecoturística de Puno, esta generaría con toda seguridad los principales ingresos para Puno, he tenido la suerte de recorrer gran parte de la zona del Inambari, lo que me tomo totalizar 4 días de caminata a pie, (entre ida y venida) y la verdad que esa zona es la sucursal del paraíso terrenal, por sus enormes árboles milenarios de siglos de antigüedad, por la diversidad de su flora y fauna constituida principalmente por las focas de río, los zungaros, las anacondas, los tapires, hasta osos, gallitos de las rocas, guacamayos, loros, monos de bolsillos, monos, perezosos, etc., por la increíble variedad de sus mariposas algunas de tamaños tan grandes que fácilmente pueden ser confundidos con pájaros pequeños, recuerdo la gran casona de piedra en la ruta a Inambari, que parece un castillo salido de un cuento de hadas, que perteneció en el pasado a la familia Echenique y que diera un presidente al Perú...

marmadukescott dijo...

Atentado !!! : megacentral Inambari (2) … fue la mejor experiencia que tuve en toda mi vida, haber recorrido la zona selvática del río Inambari, con sus espectaculares remolinos de agua, y cascadas de agua, pero si se construye la represa “de los Brasileños”, esta abarcaría el espacio que ocuparían 10000 estadios nacionales, tal como lo publicó el diario el comercio, quedando así gran parte de esta zona sepultado bajo las aguas, con lo que también se sepultaría definitivamente todo el potencial ecoturístico de Puno, que explotado de una manera racional y planificada generaría mas ingresos que los que produciría el canon hidroeléctrico que pagaría Brasil, que con toda seguridad no sería algo que satisfaga nuestras expectativas, pues lo mas seguro es que se volvería a repetir la historia del departamento de Huancavelica, que de nada le sirve tener la hidroeléctrica del Mantaro, que representa aproximadamente el 40% de la energía del país y alimenta al 70% de la industria nacional que está concentrada en Lima, pues Huancavelica es el departamento mas pobre del Perú, de que si la riqueza que genera la hidroeléctrica del Mantaro, fuera para este departamento este no sería el mas pobre del país.
Si asumimos como cierto esa archimanoseada tesis de que las riquezas del Perú son de todos los Peruanos, entonces tendríamos que asumir que el potencial hidroeléctrico de Puno son de todos los Peruanos; discrepo con esa opinión pues humildemente asumo que las riquezas de Puno, mas son de Puno que del resto del país o primero son de Puno después del resto, (pero en la practica las riquezas del Perú mas son de unos que de otros) por ende Puno tiene derecho a ser consultado por el presidente Alan García y no decidir al estilo de Luis XVI, la suerte de Puno a espaldas de los puneños, cuzqueños y los de madre de dios (si tenemos en cuenta que la mega represa abarcará 3 departamentos (Cuzco, Puno, Madre de Dios).
De construirse la central hidroeléctrica del Inambari no solo destruiría el potencial ecoturístico también gran parte de su reserva frutícola colapsaría, pues la zona produce toda variedad de frutas tanto así que es mas fácil enumerar las frutas que no produce que las que produce, significaría también un enorme desplazamiento de personas que viven en la zona del Inambari, principalmente ejerciendo labores de agricultura, ganadería, actividad de minería artesanal, esto crearía un problema social que la sufriría Puno, no Lima, porque la gente desplazada se replegaría mayormente a las ciudades del Sur, principalmente Puno, me pregunto el gobierno tan proclive en subastar nuestra riqueza, a la ligera, entre gallos y medianoche ¿le habrá planteado al gobierno Brasileño un plan de contingencia para asumir el costo del impacto social que ocasionaría la obra?, ¿tendrá el gobierno Peruano una estrategia informativa para explicar a las organizaciones ecológicas la importancia de la obra? –la verdad que no lo creo- porque Alan García, le interesa un comino la ecología y la prueba la tenemos que en el máximo evento ecológico a nivel mundial la cumbre de Copenhague, donde asistieron 100 jefes de estado, sencillamente Alan García, no le dio la gana de asistir, con el cuento de su agenda recargada y en su lugar envió a un funcionario menor.

marmadukescott dijo...

Atentado !!! : megacentral Inambari (3) La construcción de esta central hidroeléctrica que por su dimensión descomunal es un monstruo comparada a la mas grande represa del Perú me refiero a la central hidroeléctrica del Mantaro que solo produce 850 megavatios, comparada a la posible central hidroeléctrica de Inambari, que esta proyectada para producir dos veces y media mas energía que la produce la hidroeléctrica mayor del Mantaro.
Esta central hidroeléctrica esta concebida mas pensando en las necesidades energéticas de Brasil que en el Perú, para satisfacer el hambre de energía que tiene la monstruosa maquinaria industrial Brasileña, es también una forma de crear un enclave brasileño dentro de nuestro territorio, pues si nos vamos a la historia, veremos que cuando se trata de negocios estratégicos, el país mas fuerte empieza metiendo caballos de Troya en países militarmente mas débiles, estos caballos de Troya la constituyen los comerciantes y respecto al Brasil existen antecedentes que deberíamos analizar, pues deberíamos recordar lo que sucedió con el estado de Acre que hasta principios del siglo XX era territorio Boliviano, pero debido a que en esa época se vivía el ‘boom’ del Caucho, Caucheros Brasileños obtuvieron concesiones para explotar zonas ricas en árboles de caucho denominadas ‘seringais’ poco tiempo después estos comerciantes se consolidaron tan bien en territorio boliviano, que ya no se contentaban con ser concesionarios, sino querían ser propietarios y la única manera de lograrlo era declarar a Acre como territorio independiente para anexarlo a Brasil y así sucedió pues en 1902 una expedición procedente del Amazonas al mando del soldado brasileño José Plácido de Castro y otros seringueiros apoyados por Brasil se apropiaron del área de Xapuri y declararon el 27 de enero del citado año un “Estado Independiente del Acre” para pedir su anexión al Brasil.
El 17 de noviembre de 1903, con la firma del Tratado de Petrópolis, Brasil recibió la posesión definitiva de la región a cambio del pago de dos millones de libras esterlinas, y ha propósito la pregunta que me vengo haciendo con una inversión tan astronómica por parte de los Brasileños (4,000 millones de dólares) se quedarían ellos con los Brazos cruzados si en adelante algún gobierno nacionalista pretendiera reimponer condiciones, a esta alianza energética que ha firmado la dupla Lula-Alan García, -que seguramente son lesivamente a los intereses del Perú-, como sucedió con el gas y con otros recursos lo peor de todo este proyecto megalomaniaco, está siendo asumido impulsado solo por la opinión de un hombre, el presidente Alan García al mas puro estilo de Luis XVI, pues sin pedir la opinión de las autoridades de los tres departamentos (Puno, Madre de dios y Cuzco), ni del congreso, ni de nadie, (puesto que este proyecto afectará no solo la selva de Puno, sino parte de la selva de Cuzco y Madre de Dios) ya ha adelantado su opinión al presidente de Brasil Luiz Ignacio Lula da Silva, que personalmente Viajó a Lima la segunda semana de diciembre 2009, para hacer lobby a favor de la construcción de esta megacentral hidroeléctrica, con el cuento de la integración energética y claro Alan García, ni corto ni perezoso, la aprobó sin pedir la opinión de nadie. ARTÍCULO APARECIDO EN ecoportal.net