domingo, 10 de enero de 2010

ARGENTINA: CRISTINA ENFRENTA LA REACCIÓN CONSERVADORA

TELAM (ARGENTINA)
"Cristina enfrenta un núcleo duro y desestabilizador", sostuvo Néstor Kirchner

Para el diputado del Frente para la Victoria, está conformado por quienes “se oponen a la política de derechos humanos, más los sectores monopólicos mediáticos, a los que se suma una oposición política que destruyó la Argentina dos veces". Aseguró ellos "siempre tratan de profundizar cualquier contradicción para que todo se agrave”.

El diputado nacional del Frente para la Victoria por la provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, aseguró que "a Cristina le toca enfrentar un núcleo duro y desestabilizador" al hablar de los medios, del vicepresidente Julio Cobos y dirigentes de la oposición.

Kirchner opinó que la Presidenta "tiene la capacidad y la inteligencia para dar bases al modelo", y habló de los errores que se corrigieron después del 28 de junio.

"A veces, es necesario ganar en homogeneidad, un proyecto tiene que ir construyendo conciencia en la gente. A este proyecto político lo atacan mucho más por los aciertos que por los errores”, señaló Kirchner en una entrevista publicada hoy por el matutino Página 12.

"Esos aciertos, hicieron que se juntaran muchos sin ideas y sin proyectos, sólo por tratar de revertir lo avanzado. A Cristina le toca enfrentar un núcleo duro cerrado y desestabilizador, que se opone a la política de derechos humanos, más los sectores monopólicos mediáticos, a los que se suma una oposición política que destruyó la Argentina dos veces y no aporta ideas para la construcción a partir del caos que ellos crearon", agregó.

Asimismo, Kirchner señaló que estos grupos "siempre tratan de profundizar cualquier contradicción para que todo se agrave. Eso es lo que hoy tenemos enfrente y lo que en la Argentina futura se va a debatir”.

Sin embargo, el diputado nacional señaló que Cristina Fernández de Kirchner continuará mejorando la calidad institucional y puso como ejemplos la Ley de Medios Audiovisuales, la recuperación del sistema previsional, la asignación universal por hijo y el Fondo del Bicentenario.

Al referirse a la Asignación Universal, Kirchner explicó que "muchos dicen que ellos la plantearon primero. No vamos a discutirles. Si todos la querían, que la presidente la haya adoptado es un triunfo de todos. ¿No?”.

"Son los que trabajan para desestabilizar al gobierno. Lo que ocurre es que no nos estamos rindiendo al sistema. Llegamos para transformarlo”, añadió.

Durante la entrevista, el ex mandatario pidió que se tome conciencia del lastre que debe remontar Cristina, con el único "vicepresidente desestabilizador” que tuvo la democracia desde 1983, que "goza de los privilegios institucionales de un proyecto político al que traicionó y del que se plantea como alternativa”.

Sobre el conflicto con el sector agropecuario. Kirchner cree que "se podría haber comunicado mucho mejor” pero defiende la necesidad de las retenciones al comercio exterior de la soja, "tanto por la extensión de sus plantaciones y el nivel de precios como por la distribución del ingreso”.

"Quienes trabajaban con Cristina en el tema no estuvieron a la altura de las circunstancias”, aclaró.

Por otra parte, Kirchner aseguró que el manejo de la crisis internacional fue "el gran examen que dio Cristina” y señaló que "los dirigentes europeos y estadounidenses no podían comprender lo que les estaba pasando ni atinaban a aplicar el antídoto correcto, hasta que apelaron al tipo de medidas defensivas que nos criticaban a nosotros”.

"¿Se imagina si hubieran estado a cargo quienes gobernaron la Argentina en la década del ’90 o en la crisis de 2001? Hubiéramos tenido política de ajuste, descuento de salarios, descuento de ingresos a las provincias, pactos fiscales a cuenta de la coparticipación”, enfatizó.

Y agregó que "quienes hoy tanto hablan de coparticipación son los mismos que firmaron todos los pactos fiscales y llamaban a los gobernadores para que las provincias resignaran fondos”.

Al ser consultado sobre un posible proceso de reinicio de endeudamiento, Kirchner dijo que "eso no es serio. Estamos pagando la deuda que contrajeron los gobiernos que se sucedieron desde 1976 hasta 2003".

"Cuando asumimos, la deuda equivalía a más de una vez y medio el Producto Bruto, ahora apenas pasa del 40 por ciento", y luego recordó que en marzo hay 150 escuelas a inaugurar y miles de obras básicas y fundamentales para activar y para generar empleo, que comenzaron en 2008 y 2009.

"Por eso la Argentina creció el 0,5 o 0,6 por ciento pero no decayó. En 2009 decían que se iban a vender 200 mil automóviles, se vendieron 550 mil. La recaudación aumentó en los dos últimos meses del año, y en este enero que comienza, está creciendo a dos dígitos", aclaró.

Kirchner también habló de las elecciones de junio del año pasado y señaló que en el resultado influyeron "varios factores, como el conflicto por la 125 que produjo una confusión en la sociedad, que poco a poco se fue aclarando".

"Después empezamos a remontar desde muy atrás. Había sectores que de verdad querían que el gobierno se cayera...Y siguen queriendo. Dirigentes con nombre y apellido lo han dicho en público", opinó Kirchner y agregó que "sin proyecto nacional es imposible que haya un proyecto provincial y menos proyectos municipales. Lo estamos discutiendo, nos autocriticamos”.

También incluye en el análisis lo que llama "el cerco mediático para desgastarnos y limarnos”, aunque dijo que "fuimos la primera minoría del país, por más de seis, siete puntos" y agrega: "Nos ganó la derecha". "La política es así. A veces hay derrotas que son llamados de atención, y además de analizar por qué se pierde hay que ver con quién se pierde. Lo más grave es que no perdimos con una fuerza progresista sino con el pasado, con los años ’90", opinó.

Y al respecto manifestó que "no hay más que ver lo que están haciendo en la Ciudad de Buenos Aires. El Jefe de Gobierno dice que nosotros estamos terminados, y él todavía no empezó".

"A nosotros nadie nos puede quitar el valor de que hemos sabido gestionar, administrar. Este señor no ha podido mantener una sola decisión, y ha tomado las más agraviantes. Lo grave es que nosotros perdimos con eso y nuestro análisis es que ocurrió por no haber profundizado y corregido las cosas que teníamos que corregir. Por eso se tomaron todas las medidas que se tomaron después del 28 de junio", aclaró.