lunes, 11 de enero de 2010

ARGENTINA: CRISTINA KIRCHNER DENUNCIA COMPLOT FORMIDABLE POLÍTICO-MEDIÁTICO-JUDICIAL

LA VOZ DE GALICIA
Cristina Fernández culpa a los jueces de un complot contra su Gobierno

La presidenta argentina denuncia «una formidable maniobra no solamente política, sino mediática, con la ayuda de sectores judiciales».

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, denunció este lunes la existencia de «una formidable maniobra no solamente política, sino mediática, con ayuda de algunos sectores judiciales», en el marco del conflicto de poderes por el uso de reservas monetarias para el pago de deuda pública.

«Todo es muy poco creíble y uno puede concluir en que hay una formidable maniobra no solamente política sino mediática, con la ayuda de sectores judiciales, porque para que haya judicialización de la política tiene que haber jueces que acepten tomar decisiones políticas en lugar de tomar decisiones judiciales», declaró la mandataria.

Fernández de Kirchner se refirió así a los dos fallos de la jueza en lo contencioso administrativo federal María José Sarmiento en contra de dos decretos presidenciales, uno de los cuales ordenaba la transferencia de unos 6.569 millones de dólares del Banco Central al Tesoro para crear el Fondo del Bicentenario, destinado al pago de compromisos de deuda, y otro que destituía al jefe de la entidad monetaria, Martín Redrado, quien fue restituido en su cargo por la decisión judicial.

La magistrada resolvió hoy además transformar esta causa en un juicio ordinario, tras aceptar los recursos de apelación presentados por el Gobierno, por lo cual los plazos de una definición podrían extenderse.

La oposición, que había presentado la demanda inicial en contra del Fondo del Bicentenario, dispondrá así de tiempo para responder a la apelación.

Luego de un acto en la sede del estatal Banco Nación para anunciar medidas en favor de los productores de trigo, la presidenta insistió en que «hay una maniobra muy clara, contundente, muy evidente para obstruir el funcionamiento de los poderes del Estado».

Consideró en ese sentido que «es complicado obstruir la acción del Estado», a la vez que defendió nuevamente su proyecto de crear el Fondo del Bicentenario.

La presidenta aseguró que esta iniciativa tiene como principal objetivo dar una señal de confianza a los acreedores porque «Argentina necesita imperiosamente salir del 'default' para que las empresas puedan conseguir financiamiento más barato».

«Puede ser que algunos quieran seguir endeudándose a tasas mayores porque siempre la especulación financiera es una fuente de ingresos muy importante, pero tengamos mucha tranquilidad y fe porque por allí no seremos los más simpáticos pero cuando se trata de defender los intereses del país y pelear por sus intereses, tengan la certeza de que no aflojamos», dijo.
«Cuando se trata de defender los intereses del país, de los argentinos, tengan la certeza de que no aflojamos ni abajo del agua», advirtió.

Entre los puntos en contra de esta iniciativa figuran las críticas de la oposición por la apelación a las reservas monetarias por el pago de deuda que ya estaba prevista en el presupuesto público, por lo que se liberarían fondos sin que su destino esté regulado por la ley de gastos e ingresos.
Además, se teme que el uso de las reservas monetarias para el pago de la deuda del Estado argentino podría desatar acciones judiciales de acreedores del exterior y el embargo de esos fondos.

«Es un tema de absoluto cuidado que afecta a todos los argentinos.
Eso corresponde a los más altos intereses de la Argentina», declaró el restituido presidente del Banco Central.

El posible embargo de las reservas por parte de los denominados fondos buitres, que aún poseen bonos argentinos en cesación de pagos desde el «default» declarado a fines de 2001, genera preocupación en el Gobierno.

El Gobierno argentino fue advertido por el estudio Sullivan & Cromwell, que defiende al Banco Central en Nueva York, que el juez estadounidense Thomas Griesa concretó una reunión entre bonistas y representantes del Estado argentino, según informa hoy el diario «Clarín».

El decreto presidencial argentino que permite el uso de reservas para el pago de deuda «habilitaría el reclamo de los 'fondos buitre'» para embargar esos fondos transferidos al Tesoro, señala el periódico.

Argentina mantiene en «default» unos 20.000 millones de dólares en poder de bonistas desde la cesación de pagos resuelta a fines de 2001, que intentará reestructurar mediante una segunda oferta que se abrirá en las próximas semanas.

Los «fondos buitres», que tienen en su poder parte de esa deuda en «default», iniciaron acciones legales, y se estima que no aceptarían esta segunda reestructuración, como tampoco se adhirieron a la realizada en 2005 por el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo de la actual mandataria.