jueves, 7 de enero de 2010

ARGENTINA: DETUVIERON A NÉSTOR GONZALEZ, EL RADIOAFICIONADO QUE HABRÍA INTERFERIDO EL HEICÓPTERO PRESIDENCIAL Y AMENAZADO A CRISTINA

PÁGINA 12 (ARGENTINA)
La voz que pronunció las amenazas

El juez federal Ariel Lijo ordenó detener a Néstor González, un radioaficionado de 62 años. En su casa se hallaron equipos de comunicaciones, antenas y armas. Según un peritaje, pudo haber sido quien dijo “¡Maten a esa yegua!”.

Por Irina Hauser
Néstor González, un radioaficionado de 62 años al que se le encontró toda clase de equipos de comunicaciones, antenas y armas en su casa, fue detenido ayer por orden del juez federal Ariel Lijo, bajo sospecha de haber sido el autor de las amenazas que recibió Cristina Kirchner mediante una interferencia a la radio del helicóptero en el que viajaba desde Olivos hacia la Casa Rosada. Según un primer peritaje de voces, la suya podría haber sido la que se oyó en la frecuencia operativa de la torre de control del Aeroparque Jorge Newbery el 11 de diciembre, justo cuando empezaba el juicio a los represores de la ESMA. “¡Maten a esa yegua!”, fue la primera advertencia que se filtró. “¡Maten al pescado!”, siguió la voz. Luego sonó “La avenida de las Camelias”, la típica marcha militar de los comunicados de la última dictadura.

“Me dedico a la computación”, fue lo único que dijo González cuando el juez quiso tomarle indagatoria, aunque en los papeles del trámite de su cédula de identidad dice que es mecánico de aviones. Por lo demás, se negó a declarar y su defensora oficial, Silvia Otello Rella, pidió la excarcelación, un planteo que Lijo resolvería hoy. Mientras, quedó detenido en la alcaidía de los tribunales de Retiro. Se le imputan los delitos de tenencia de armas de guerra e interferencia a los servicios de comunicación (en este caso ligado a un medio de transporte oficial). Ambos son excarcelables.

Los investigadores llegaron a González por la declaración de un testigo vinculado al mundo de los radioaficionados. En el allanamiento en su casa, en Monte Grande, encontraron antenas portátiles y fijas, equipos de comunicación, valijas para interferencias y hasta grabaciones de la torre de control de Aeroparque, que están siendo analizadas para determinar, entre otras cosas, de qué fecha son. También hallaron una escopeta calibre 14 y un revólver calibre 22. González no tiene antecedentes penales, pero sí colecciona sanciones de la Comisión Nacional de Comunicaciones por obstaculizar comunicaciones.

Como las amenazas a la Presidenta quedaron grabadas, se hizo un primer cotejo de voces, del cual resultó que la que apareció en la frecuencia de radio del helicóptero presidencial se asemeja a la de González. De todos modos, el juez Lijo quiere hacer un nuevo peritaje, ya que la grabación de Aeroparque no sería muy buena. Entretanto, el juzgado apunta ahora a determinar si se trata de un personaje trastornado que actúa por su cuenta o si responde a alguien. Ahora están en pleno análisis sus llamados telefónicos, para establecer con quién hablaba, en particular en los días cercanos a la intimidación. En el operativo en su vivienda, se descubrió que usaba más teléfonos que los que hasta el momento conocía el juzgado: también serán estudiados.

Según explicaron fuentes de la causa, el tipo de interferencia al helicóptero presidencial es fácil de realizar y no requiere aparatos muy sofisticados. Basta con equipos de radio o algún handy y con hallar la frecuencia buscada. La aeronave que habitualmente traslada a Cristina de Olivos a Plaza de Mayo no suele usar una frecuencia secreta.

Pero más allá de la autoría directa de las amenazas, el juez Lijo busca establecer quién fue el autor intelectual. Una de las pistas apunta a que el mismo día y casi a la misma hora de la interferencia comenzaba el juicio contra los represores de la ESMA. Otra pista estaría vinculada con carapintadas. Analiza la posible conexión con otra causa que se abrió sólo cinco días antes, y que también quedó a cargo de Lijo, en la que un teniente coronel del Ejército, Esteban Milillo, denunció que el director del portal Seprin, Héctor Alderete, amenazó con “convocar a un grupo de carapintadas con fusiles para asesinar” a la Presidenta, a su marido, a varios ministros, a otros funcionarios y a un grupo de periodistas. Alderete es uno de los implicados en una causa que investiga una red de espionaje dedicada a hackear, comercializar y difundir e-mails de políticos, artistas y periodistas. El teniente coronel Milillo declaró ante Lijo que Alderete podría estar detrás de las amenazas a la radio del helicóptero.