lunes, 4 de enero de 2010

BOLIVIA: EX PREFECTO MANFRED REYES VILLA, ACUSADO DE MILLONARIA ESTAFA AL ESTADO, HUYÓ A EEUU

PAGINA 12 (ARGENTINA)
Reyes Villa se escapó de Bolivia

El líder opositor que se escapó a Estados Unidos estaba siendo investigado en varias causas nacionales y locales por corrupción.

A horas de brindar por el nuevo año, el presidente boliviano Evo Morales denunció la fuga del país de su ex rival electoral, Manfred Reyes Villa. El líder opositor estaba siendo investigado en varias causas nacionales y locales por corrupción, pero hace dos semanas pasó a la clandestinidad porque, según denunció, se consideraba un perseguido político. Con ese argumento no se presentó a la Justicia y, según informó Morales el jueves, se escapó a Estados Unidos, vía Perú, a mediados de diciembre. El vocero del ex candidato presidencial puso en duda la versión oficial, pero nadie, ni siquiera Reyes Villa, la desmintió. Ayer el Ministerio de Gobierno en La Paz difundió un comunicado para informar la destitución del director nacional de Inteligencia y del titular local de Interpol. El primero era responsable de encontrar al líder opositor y el segundo de garantizar su captura en caso de que cruzara la frontera.

Después del anuncio del presidente boliviano, su ministro de Gobierno, Alfredo Rada, dio una conferencia de prensa para dar los pocos detalles que se conocen de la fuga de Reyes Villa. Según la investigación oficial, el ex prefecto de Cochabamba, ex capitán y ex edecán del dictador Luis García Meza habría salido de Bolivia el 14 de diciembre, probablemente por el poblado fronterizo de Desaguadero, lindante con el departamento peruano de Puno. Al día siguiente se habría tomado un avión comercial rumbo a Estados Unidos.

No era la primera vez que el gobierno de Morales denunciaba la fuga de Reyes Villa. Ya lo había hecho la semana siguiente a las elecciones, pero en esa ocasión el ex candidato presidencial se había apurado a llamar a los medios de comunicación amigos para desmentir, desde la clandestinidad, la versión. Ayer Reyes Villa no habló y su entorno prefirió evitar también las cámaras. Su vocero, Andrés Ortega, apenas se limitó a decir que la denuncia del presidente Morales parecía poco creíble.

Sin embargo, la Justicia boliviana había ordenado la captura del ex prefecto de Cochabamba el miércoles, sin demasiado éxito. Un fiscal de su departamento natal había emitido una orden contra el dirigente y su esposa, Patricia Avilés, por el presunto uso de documentos falsos. Además, la gobernación de Cochabamba, controlada por el oficialismo, lo procesó por la compra de autos de lujo, la entrega irregular de recursos públicos a municipios y por malos manejos financieros. Todos los cargos se remontan a los dos años (2007-2008) que Reyes Villa manejó ese departamento.

La Contraloría de la Nación, por su parte, también abrió esta semana un proceso contra el líder de derecha porque su extinto partido político, Nueva Fuerza Republicana, mantiene una deuda de 41 mil dólares desde el 2005 con la Corte Nacional Electoral. Finalmente, la Corte Suprema lo acusó de ser parte de una coalición de partidos conservadores que en el año 2003 organizó una matanza en el país, que desembocó en la dimisión del entonces presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada. Actualmente el ex mandatario, al igual que parte de su gabinete, se encuentra prófugo de la Justicia boliviana y refugiado en Estados Unidos.

Mientras en la oposición reinaba el silencio, el gobierno boliviano aprovechó la presunta fuga para reafirmar sus denuncias. “Está en manos del ex candidato Reyes Villa. Si tiene miedo a asumir su defensa con la verdad porque ha cometido delitos o tiene la valentía de defenderse ante cualquier tribunal para mostrar su verdad”, lo desafió el vicepresidente, Alvaro García Linera. “Si no tiene miedo, si no ha hecho nada, no debería escapar; si ha cometido delitos se va a escapar y es lo que está pasando ahorita”, agregó.