miércoles, 13 de enero de 2010

CHILE URGENTE: OMINAMI APOYA A FREI Y SE COMPLICA PIÑERA

Ominami apoya a Frei y un sondeo da empate técnico
El candidato oficialista Eduardo Frei quedó a menos de dos puntos del vencedor de la primera ronda, según una encuesta.


Si se lo hubieran vaticinado en la noche del 13 de diciembre, cuando todo olía a derrota, le habría costado creerlo. Ayer, el candidato oficialista chileno, Eduardo Frei, pudo correr por un momento la angustia al recibir dos buenas noticias, de cara a la segunda vuelta que lo enfrentará el domingo con el empresario de derecha Sebastián Piñera.

Una encuesta que lo deja a menos de dos puntos del vencedor de la primera ronda y el apoyo político sustancial -tan demorado como tibio- del ex candidato Marco Enríquez Ominami dieron ayer un respiro al senador democristiano. Pero nadie se engaña: aún por poco, Piñera sigue arriba y la derecha se prepara para regresar a La Moneda a través de los votos, una experiencia que no atraviesa desde hace 50 años.

Fue movida la mañana de ayer en Santiago: desde temprano se hicieron públicas las cifras de la consultora Mori, que dan a Piñera un 50,9% de intención de voto contra un 49,9% de Frei y se puso en marcha la maquinaria de las especulaciones. No es sencillo olvidar que un mes atrás, el magnate sacó casi 45%, mientras la coalición oficialista arañó el 30%.

La encuesta se realizó entre el 3 y el 9 de enero y el margen de error es de 3%. Para profundizar la sonrisa de Frei, también ayer se concretó el esperado apoyo del ex diputado socialista Enríquez Ominami, quien entre dientes anunció que votará por la Concertación, la matriz política que abandonó meses atrás, pero a donde regresa ya que "ante la incertidumbre de que la derecha pueda llegar a impedir la marcha de Chile hacia el futuro, es mi responsabilidad intervenir para que eso no ocurra".

ME-O, como lo llaman aquí, recibió un 20% de votos en primera vuelta, un capital que hoy disputan los que pelean la presidencia. No nombró a Frei en su discurso y ahí va el ejemplo de la pirueta retórica: "Por tanto, declaro formalmente mi decisión de apoyar al candidato de este pueblo, el del 29% de los chilenos que votaron el 13 de diciembre". Pero el díscolo diputado fue más allá, cuando señaló que entre quienes acompañan a Piñera "gran parte de ellos son cómplices de los que asesinaron a mi padre", en referencia a Miguel Enríquez, el líder guerrillero del MIR muerto durante un enfrentamiento en 1974.

Enríquez (36), tomó como eje para su apoyo a Frei el vertiginoso trámite con el que el gobierno de Michelle Bachelet envió al Parlamento leyes que el ex candidato había resaltado en su programa, como la inscripción automática de los jóvenes para votar (en Chile el voto no es obligatorio).

"El discurso de Marco fue errático y tardío, y debe leerse más como un daño a Piñera que como apoyo a Frei", dijo Marta Lagos, directora de la consultora Mori, que acertó en su pronóstico de la segunda vuelta de 2006, cuando Bachelet le ganó la presidencia al mismo Piñera.

Lagos, una socióloga cercana a la Democracia Cristiana, cree que, aunque los candidatos se han acercado, es casi imposible revertir la tendencia aunque advierte que por el dramatismo del voto a voto, lo del domingo será un "test minimalista". "A Frei le quedan solo tres días, es muy poco para dar vuelta el resultado.

Es una pena que hayan trabajado tan mal en la primera vuelta. Con los nuevos equipos pudo verse cómo con picardía y sutileza lograron remontar la adversidad". Hay un 7% de indecisos y, según el sistema chileno, por como se reparten, los votos nulos o blancos benefician al primero. CC