jueves, 28 de enero de 2010

HONDURAS: ASUMIÓ LOBOLUDO Y ZELAYA PROMETIÓ "VOLVERE"

LA JORNADA (MÉXICO)
Asume el conservador Porfirio Lobo la presidencia de Honduras

El derrocado mandatario hondureño llega a una base en Santo Domingo

El conservador Porfirio Lobo Sosa asumió hoy la presidencia de Honduras para los próximos cuatro años con un llamado a la reconciliación “nacional e internacional”, y tras jurar ante el Congreso sancionó un decreto de amnistía para beneficiar a quienes cometieron delitos políticos por los hechos del golpe de Estado del 28 de junio pasado contra el mandatario Manuel Zelaya.

El nuevo gobernante también otorgó un salvoconducto a Zelaya, que permitió que esta tarde saliera de la embajada de Brasil en esta capital, donde permaneció refugiado cuatro meses, y partiera con destino a República Dominicana ante miles de hondureños que marcharon hacia el aeropuerto de Tegucigalpa para despedirlo.

“Prometo ser fiel a la república y cumplir y hacer cumplir las leyes y la Constitución”, expresó Lobo al jurar ante el presidente del Congreso, Juan Orlando Hernández, su amigo y correligionario en el derechista Partido Nacional, quien le colocó la banda presidencial en el Estadio Nacional.

Ya como gobernante, Lobo afirmó que la amnistía es el “principio de la reconciliación, el perdón de parte del Estado”. Pero aclaró que “la amnistía se refiere únicamente a los hechos de orden político”, y señaló que se comprometía a impulsar una Comisión de la Verdad como se establece en el acuerdo Tegucigalpa-San José, para que se conozca lo que pasó antes y después del golpe.
La amnistía, previamente sancionada por el Congreso hondureño, favorecerá a Zelaya y colaboradores –acusados de delitos de traición a la patria y abuso de autoridad–, al ex presidente de facto Roberto Micheletti y a la cúpula militar golpista.

A la asunción acudieron los presidentes de República Dominicana, Leonel Fernández; de Panamá, Ricardo Martinelli, y de Taiwán, Ma Yin-jeou.

Asimismo, el vicepresidente colombiano Francisco Santos; el secretario estadunidense de Estado adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, y representantes de medio centenar de países.

“Volveremos, gracias a todos”, dijo Zelaya en el aeropuerto de Tecugigalpa, donde había unos 5 mil de sus seguidores.

Acompañado de su familia y un asesor, partió junto con el presidente dominicano Leonel Fernández, que le dará albergue como “huésped”. Estuvieron a despedirlo el propio Lobo y el general golpista Romeo Vásquez.

Micheletti, quien no fue reconocido por gobierno alguno, sancionó antes de irse un decreto del Congreso para retirar a Honduras de la Alternativa Bolivariana para Nuestra América (Alba).

Zelaya llegó en la tarde de este miércoles a Santo Domingo, a la base aérea de San Isidro, en las afueras de la capital, en medio de fuertes medidas de seguridad.