miércoles, 27 de enero de 2010

HONDURAS: CASI AMENAZADO POR MICHELETTI, LOBOLUDO ASUMIÓ EN SOLEDAD Y ZELAYA PARTIÓ AL EXILIO DESPEDIDO POR MILES DE PARTIDARIOS.

CLARÍN (ARGENTINA)
Lobo asumió como presidente de Honduras y Zelaya partió al exilio en Dominicana

El dirigente conservador, electo en los comicios que siguieron al golpe de junio del año pasado, asumió en una ceremonia con escasa presencia internacional. El depuesto mandatario fue despedido en el aeropuerto de Tegucigalpa por miles de partidarios.

El conservador Porfirio Lobo asumió esta tarde la presidencia de Honduras, promulgó la amnistía votada esta madrugada por el Congreso como su primer acto de gobierno y formuló un llamado a la reconciliación interna e internacional, mientras el depuesto mandatario Manuel Zelaya abandonó el país rumbo al exilio en República Dominicana.

Lobo, que estará en el poder cuatro años, recibió la banda presidencial de parte del titular del Congreso, Juan Orlando Hernández, en un acto en el estadio Nacional de Tegucigalpa. El mandatario de facto, Roberto Micheletti, quien decidió no renunciar pese a la presión internacional, no asistió a la ceremonia para evitar confrontaciones con las escasas delegaciones extranjeras que siguieron el acto.

El acto comenzó con una hora de retraso debido a la amenaza de los diputados del Partido Liberal (al que pertenecen Zelaya y Micheletti) de no concurrir a la jura del nuevo presidente, por la ruptura de un acuerdo por parte de sus pares del Partido Nacional (seguidores de Lobo) para nombrar un dirigente liberal como subprocurador general del país.

En su discurso, Lobo afirmó que la amnistía política, que promulgó en el acto de jura de su cargo, será el comienzo "de la reconciliación nacional" que deberá "extenderse a la comunidad internacional".

La presencia internacional fue escasa. Estuvieron presentes los presidentes de República Dominicana, Panamá y Taiwán, Leonel Fernández, Ricardo Marti Nelli y Ma Yin-Jou, así como el vicepresidente de Colombia, Francisco Santos. También asistieron en representación de Estados Unidos el secretario adjunto para América latina, Arturo Valenzuela, y su subsecretario, Craig Kelly.

Consciente del aislamiento internacional de su país, Lobo agradeció la presencia de todas las delegaciones extranjeras y dijo estar seguro que "muy pronto se permitirá la reincorporación de Honduras" al seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) de donde fue expulsada tras el golpe de Estado. En medio de su discurso, Lobo también promulgó otro decreto sobre el Plan de Nación, una propuesta de desarrollo "para los próximos 28 años", dijo.

Mientras se realizaba este acto, en otro sector de Tegucigalpa el Frente de la Resistencia contra el Golpe de Estado iniciaba una marcha para expresar su rechazo a la asunción de Lobo y al proceso electoral que lo llevó al cargo, consumado por la dictadura de Roberto Micheletti.

Tras cuatro meses de permanencia en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, Zelaya, su familia y los integrantes de su círculo íntimo, abandonaron esta tarde el país gracias a un salvoconducto que se acordó entre el presidente de Dominicana, Fernández, y Lobo.

"Zelaya vendrá efectivamente a República Dominicana en un primer momento; él me ha indicado que le gustaría poder instalarse en México (donde) procura integrarse al Parlamento Centroamericano, que le corresponde como ex presidente constitucional de su país", dijo Fernández.

Según el político de izquierda César Ham, que se integró al gobierno de Lobo como titular del Instituto Agrario, Zelaya tiene previsto permanecer en Dominicana "un par de semanas y posteriormente trasladarse a México, donde prevé residir temporalmente e incorporarse al Parlamento Centroamericano".

Por su parte, Micheletti, que participó junto a varios de sus ministros de una misa paralela al acto de asunción de Lobo, afirmó que culminó "con éxito" su gobierno de siete meses. "Hoy, en nuestros últimos momentos de gobierno, nos vamos todos con la frente levantada", enfatizó el mandatario de facto.

De la misa de acción de gracias, en la que reapareció Micheletti tras abandonar la Casa Presidencial el pasado jueves, participaron también políticos, empresarios, funcionarios de su administración militares y religiosos.

Micheletti pidió a los hondureños dejar "un tiempo prudencial para calificar la actuación del presidente Lobo", pues "no es fácil la situación" del país, agregó. Sin embargo, quien asumió la presidencia tras la presentación de una falsa carta de renuncia de Zelaya, también advirtió a Lobo "que no se olvide que hay una Constitución que hay que cumplir con todos y cada uno de sus artículos".