domingo, 17 de enero de 2010

HOY SE DEFINE PRESIDENTE CHILENO: FREI O PIÑERA

EL UNIVERSAL (MEXICO)
Las grietas de la Concertación

La coalición política más exitosa en la historia chilena ve en peligro su futuro

Jose Vales

Cuando todo hacía suponer que se acercaba el final de la oficialista Concertación Democrática, los ánimos de sus principales dirigentes, impulsados por la recuperación en las encuestan, llevan a admitir la necesidad de cambios y nuevas articulaciones, después de la meta principal: retener el poder.

Etapa de metamorfosis y reflexión, la que puede iniciarse hoy si cuando se conozca el resultado, la victoria cae del lado de Eduardo Frei. Después de unos años donde todo parecía destinado a romper la coalición política más perdurable y más exitosa de la historia de Chile, después de 22 años de existencia y de casi 20 en el poder que no son otra cosa que los mejores 20 años del Chile moderno.

En estas dos décadas, se fortaleció la institucionalidad con gran sacrificio político, se llevó al extremo la política para contrarrestar en los primeros años de la transición democrática, la amenaza concreta de Augusto Pinochet reteniendo el poder militar (y buena parte del establishment económico).

Fueron los años de mayor pujanza económica, de la seguridad jurídica y del constante ingreso —29% anual en promedio— de inversiones externas. Los años en que el país se asemejó más, por momentos a uno de los “tigres asiáticos” que a un país sudamericano en plena transición democrática.

En los últimos cuatro años, algunos casos de corrupción, sucesivas peleas intestinas y el aumento de las pujas entre los dos partidos principales, la Democracia Cristiana y el Socialista fueron abriendo grietas en el seno de la Concertación, hasta provocar la ruptura más importante desde su creación, la que se llevó el 19% de los votos de la primera vuelta, detrás de Marco Enríquez Ominami.

No había analista que no asegurase que “la Concertación está en vías de extinción”, para darle paso a los históricos tres tercios (la derecha, la Democracia Cristiana y la izquierda). Pero la remontada de las últimas semanas, y el liderazgo de Michelle Bachelet puesto al servicio de la candidatura de Eduardo Frei, reavivó las almas a la espera del milagro: cuatro años más de la Concertación en el poder.

“Es indiscutible la importancia que la concertación tuvo para Chile y eso se refleja en las encuestas y en el lugar que ocupa el país hoy en el mundo, pero la democracia ya está madura para darle lugar a la alternancia”, opina el analista Eugenio Tironi. Incluso, si se cumple el ajustado pronóstico y Piñera es el reemplazante de Bachelet a partir del próximo 11 de marzo, el legado de la Concertación será tan notorio que entre los chilenos no existe ninguna expectativa de cambio, más allá que vivir la primera experiencia de un gobierno de derecha, desde la dictadura de Pinochet.

No obstante, Piñera o Frei recibirán un país que viene recuperándose de la crisis mundial. La economía cayó un 2% en el 2009, pero el Banco Central prevé un crecimiento de más del 4% para este año. Si los efectos no fueron más negativos en Chile fue gracias al fondo de prevención creado con las excedencias del Cobre, que le permitió soltar 20 mil millones de dólares en proyectos de inversión para frenar la caída de la economía

Con la recuperación de los precios del cobre volvieron ya los proyectos de inversión en el sector minero, por más de 10 mil millones de dólares para este año, mientras es la pobreza (21%, según cifras privadas), la que en 20 años descendió en más de 20 puntos, y el desempleo, el que según cifras oficiales asciende al 9%, la gran deuda no pagada de la Concertación. Sólo resta saber si hoy los chilenos le renovarán el crédito para que la coalición oficialista pague esas deudas o le da las gracias, por estos 20 años de fortaleza institucional.