lunes, 11 de enero de 2010

ITALIA: ROSARNO, LA CIUDAD MÁS RACISTA CONTRA LOS AFRICANOS

LA VOZ (ARGENTINA)
Africanos dejan Rosarno y temen expulsión de Italia

Más de mil inmigrantes fueron trasladados desde la ciudad calabresa donde hubo incidentes a centros de acogida / El ministro del Interior, Roberto Maroni, ratificó que echará del país a los extranjeros sin papeles.

Más de mil africanos abandonaron este fin de semana Rosarno, una ciudad de Calabria, en el sur de Italia, luego de una ola de violencia contra trabajadores inmigrantes condenada ayer por el papa Benedicto XVI.

El gobierno italiano confirmó ayer que se investiga si la "Ndrangueta", mafia local, participó en la incitación de los disturbios en la ciudad calabresa, que comenzaron el jueves y dejaron 67 heridos: 31 inmigrantes, 19 policías y 17 residentes locales.

La localidad recuperó ayer su calma por primera vez desde los enfrentamientos del jueves y el viernes que se extendieron al sábado, luego del masivo traslado de inmigrantes a centros de acogida en ciudades cercanas.

Sin embargo, aunque el traslado pone a los inmigrantes a salvo de mayor violencia, la medida podría exponerlos a problemas legales, ya que el ministro del Interior de Italia advirtió ayer que se expulsará a todo evacuado de Rosarno que resulte ser inmigrante ilegal.

Roberto Maroni, afirmó que todos aquellos inmigrantes que trabajaban como jornaleros pero no tengan sus papeles en regla, serán expulsados.

En una entrevista al canal de noticias por satélite SkyTg24, Maroni explicó que se seguirá el procedimiento habitual con los más de mil inmigrantes que, tras los enfrentamientos han sido trasladados, en su mayoría, a centros de acogida de Crotona y Bari, también al sur.

"Los extracomunitarios que estaban en Rosarno han sido llevados a centros de primera acogida (...) Se trata de ciudadanos con permiso de residencia o que han presentado solicitud de asilo político. Para los demás, se comenzarán los procedimientos de identificación, tras lo que analizaremos su estatus jurídico y procederemos en consecuencia, aplicando la ley italiana", dijo.

Maroni, impulsor de la instauración del delito de inmigración ilegal en Italia, añadió: "Si las fuerzas del orden descubren un indocumentado, (éste) tiene que ser detenido y llevado a un centro de identificación y expulsión: identificado y posteriormente expulsado. Éste es el procedimiento que seguimos siempre".

Según datos de Interior, más de 1.100 inmigrantes, en su mayoría de origen africano, han sido trasladados para evitar que se repitan los altercados de los últimos días.

En la entrevista, Maroni explicó que en los dos últimos años, 40 mil indocumentados han sido repatriados a sus países de origen y que los desembarcos de inmigrantes irregulares en Italia se han reducido un 90 por ciento, un resultado, según él, "excepcional".

"Nuestra lucha contra la inmigración ilegal se desarrolla en dos líneas. Por un lado, la expulsión del indocumentado (...) Del otro, se trata de impedir que lleguen", comentó.

Sobre la posibilidad de una huelga de inmigrantes en Italia convocada a través de Internet para el próximo 1° de marzo, el ministro reconoció el derecho a expresar su opinión, pero advirtió que quien salga a la calle a manifestarse y no tenga papeles, será expulsado.

Mientras tanto, los bomberos comenzaron a demoler las estructuras de la ex fábrica Rognetta, el ex depósito alimentario en la periferia de Rosarno que había sido ocupado por los inmigrantes. Topadoras destruyeron las estructuras levantadas por los extranjeros en el exterior del edificio.

Abusos contra “ilegales” en EE.UU.
Ocultamiento doloso. Las autoridades estadounidenses ocultaron datos y cientos de documentos sobre la muerte de inmigrantes sin papeles en centros de detención norteamericanos, dejando a la sombra casos de abuso y maltrato, informó ayer The New York Times.

Sistemático. Los documentos aluden a la mayoría de los 107 inmigrantes que murieron en cárceles de inmigración desde octubre de 2003.

Pruebas. Encargados del sistema de detención federal usaron su posición para encubrir pruebas de maltrato a presos o preparar declaraciones exculpatorias, tras descubrir los abusos.

Viaje a ninguna parte. Inmigrantes trasladados desde la calabresa Rosarno tienen aún un destino incierto en Italia. Benedicto XVI pidió respetar los derechos de los extranjeros