viernes, 1 de enero de 2010

MIENTRAS TOMA VACACIONES EN HAWAI, NORTEAMERICANOS DESCONFÍAN DE OBAMA SOBRE SU CAPACIDAD DE DAR SEGURIDAD AL PAÍS FRENTE A AL-QAEDA

20MINUTOS.ES
Obama convoca a los jefes de inteligencia en la Casa Blanca

El presidente estadounidense, Barack Obama ha convocado a los jefes de las agencias de inteligencia a una reunión el martes para discutir fórmulas para evitar que se repitan situaciones como el intento de atentado en un avión con destino a Detroit el 25 de diciembre.

Intentando contrarrestar las críticas a su Gobierno sobre un fallo de los servicios de inteligencia, Obama dijo el jueves que esperaba recibir evaluaciones de varias agencias de inteligencia y que las revisaría el fin de semana.

El mandatario ordenó una revisión inmediata de lo que llamó 'fallos sistémicos y humanos' que permitieron al acusado, Umar Faruk Abdulmutalab, un nigeriano de 23 años con supuestos vínculos con militantes islamistas, subir al avión en Ámsterdam para un vuelo transatlántico.

'El martes, en Washington, me reuniré personalmente con relevantes jefes de agencias para discutir nuestras revisiones en curso, así como mejoras de seguridad y de inteligencia compartida en nuestra seguridad nacional y operaciones antiterroristas', dijo Obama en un comunicado emitido mientras está de vacaciones en Hawái.

Se espera que el informe preliminar detalle los errores de inteligencia que permitieron a Abdulmutalab abordar el vuelo de Northwest Airlines a Detroit el día de Navidad, con lo que las autoridades dijeron eran explosivos cosidos a su ropa.

El sospechoso voló desde África hasta Ámsterdam, donde subió al vuelo de Northwest hacia Detroit.

El informe también hará recomendaciones para mejorar el intercambio de información entre las 16 agencias de inteligencia de Estados Unidos.

El director de inteligencia nacional, el almirante Dennis Blair, dijo esta semana que seguía habiendo brechas, pese a las grandes mejoras en el intercambio de información desde los atentados con aviones secuestrados el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Obama, un demócrata, está bajo presión de la oposición republicana, que culpa a su Gobierno de no evitar el ataque, y al presidente de guardar silencio al respecto durante tres días mientras estaba de vacaciones en Hawái.

Los republicanos describieron a Obama como débil en materia de seguridad interior, incluso durante su campaña presidencial del año pasado, y han intentado incidir en ese punto ante las elecciones parlamentarias de noviembre, cuando desafiarán el control demócrata de ambas cámaras en el Congreso estadounidense.