miércoles, 20 de enero de 2010

OBAMA: UN AÑO CAYENDO EN POPULARIDAD

CLARÍN (ARGENTINA)
Obama cumple un año en el poder, con una fuerte caída de su imagen

Tiene uno de los índices más bajos para un primer año de gobierno.
Por: Néstor Restivo

El presidente de EE.UU., Barack Obama, terminó su primer año en la Casa Blanca con una popularidad del 50%, inferior a la que lucía cuando asumió y de las más bajas para un primer año de gestión en la historia presidencial del país, informó la cadena noticiosa CBS. Hace un año, al suceder al malogrado George Bush (que en su primer año contó con una aprobación de 82%, en la cresta de su "guerra antiterrorista"), Obama tenía 62%.

Otros ejemplos: al cabo de sus primeros años de gestión, Bill Clinton lucía 54%, Bush padre 76 y en cambio Ronald Reagan apenas 49%, pero luego repuntó e inclusive fue reelecto. ¿Qué pasó con Obama? Si al ala progresista que lo votó le cayó mal la ayuda a bancos y más tropas a Afganistán, a los conservadores disgustaron la reforma del sistema de salud y aspectos como el aborto o la investigación con células madre.

Escribe en su último libro el economista Joseph Stiglitz: "Lamentablemente, su gobierno siguió el rumbo de Bush: enfatizó el esfuerzo en salvar bancos". Otro colega célebre, Paul Krugman, hace igual crítica y reclama más gasto público directamente al consumo.

El brasileño Simao Davi Silber, doctorado en Yale, dijo a ANSA que la economía de EE.UU. "está en recuperación, aunque con respirador artificial y medicina".

Quizá el gran logro de Obama sea la reforma en la salud, que extiende beneficios que no tenían unos 40 millones de personas y había sido prometida en otros gobiernos. Pero aún no fue aprobada definitivamente.

En Argentina, el profesor Marcelo Lascano (Universidad de Buenos Aires) dijo a Clarín que "la baja popularidad de Obama se debe en parte a que partió de una demasiado alta expectativa, en medio de la crisis. Pero él -joven, con halo innovador, su origen afroamericano y otros atractivos-, debió darse un baño de realidad". Para Lascano, "con los lobbys de EE.UU. no se embroma, los intereses de la superpotencia son ecuménicos y temas como Irak, Afganistán, Guantánamo, China, señalaron a Obama -pasó en muchos gobierno y muchos lados - la distancia entre un plan de gobierno y la realidad a enfrentar al asumir".

Sebastián Juncal, historiador del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), dijo a Clarín que "Obama dilapidó su capital político. No sólo no logró reducir los frentes de conflicto internos y externos sino que se potenciaron".

Si bien reconoció que Obama juró en medio de la peor crisis en 80 años, no hizo "los cambios que la realidad exigía a gritos. El salvataje financiero no cambió el rumbo iniciado por Bush y el rescate de las automotrices no cuestionó los pilares de una acumulación desenfrenada. En el plano externo (el golpe en Honduras, la situación en el mundo árabe, impresentable para un Nobel de la Paz) fue aún más de lo mismo", sostuvo Juncal.

Tras la recesión de 2009, para este año la economía sólo crecería 1,5%, y el déficit fiscal (además del comercial) se fijó en un piso muy alto en torno al 10% del PBI, lo que demandará más esfuerzos de ajustes, de recaudación impositiva o de financiamiento externo.

A todo esto, el momento es clave para el equilibrio político pues los demócratas se jugaron ayer la mayoría en el Senado (ver Pág. 18).

El 27 de este mes, el mandatario brindará su primer discurso sobre el Estado de la Nación, tradicional balance de gestión y de prioridades legislativas y políticas de su administración, que se televisa a todo el país. La fecha fue confirmada ayer por la Casa Blanca tras algunos cambios pues se esperaba la aprobación final de la reforma de salud y no quería cruzarse con otra transmisión de altísimo ráting: el arranque de la última temporada de la serie "Lost", el 2 de febrero.

"Obama -dijo Lascano- ha debido recapacitar. EE.UU. no perdona fantasías. Pero él puede remontar: tiene buen equipo de gobierno y un país detrás que, a la vanguardia tecnológica, aún tiene al menos 20 años de predominio".

Juncal, en cambio, cuestionó los "límites" que marcaron "la alianza de Wall Street y el complejo militar-tecnológico-industrial", que habrían marcado el giro del presidente Obama.