jueves, 21 de enero de 2010

RACIONALIDAD SE IMPUSO A ESTUPIDEZ DE PRESIDENTE HAITIANO. TROPAS DOMICANAS AYUDAN A HAITÍ

MILENIO.COM
Acepta Haití 150 soldados de la República Dominicana: ONU

El director del contingente de la ONU para el mantenimiento de la paz, Alain Le Roy, dijo el domingo que la nación vecina había ofrecido un batallón de 800 hombres para reforzar las fuerzas de las Naciones Unidas en Haití y asegurar la crucial ruta terrestre, utilizada para transportar suministros a los damnificados.

La ayuda contiúa llegando a Puerto Príncipe. Foto: APNaciones Unidas.- Haití aceptó una oferta de la República Dominicana de enviar 150 soldados para asegurar la carretera que une la deteriorada Puerto Príncipe con la frontera, anunciaron el jueves las Naciones Unidas.

El director del contingente de la ONU para el mantenimiento de la paz, Alain Le Roy, dijo el domingo que la nación vecina había ofrecido un batallón de 800 hombres para reforzar las fuerzas de las Naciones Unidas en Haití y asegurar la crucial ruta terrestre, que se utiliza para transportar suministros a decenas de miles de sobrevivientes de un pavoroso terremoto.

Fuentes diplomáticas occidentales bien informadas dijeron el miércoles que el presidente haitiano René Preval rechazó ese ofrecimiento.

Martin Nesirky, vocero de la ONU, dijo en la sede central de la organización en Nueva York que ahora la Dominicana ofreció 150 soldados "para proteger este corredor, que es una vía vital además de la vía aérea, y Haití aceptó".

"Ese personal militar trabajará en estrecho contacto con el contingente de la misión peruana, que ya está estacionado en la frontera, y estará bajo la orden del comandante de la fuerza de la misión" de la ONU, agregó.

Cuando se le preguntó si Preval había cambiado de parecer, Nesirky respondió: "Tendrá que preguntarle a él. Todo lo que sé es que se formuló una oferta y que una oferta fue aceptada".

Poco antes el jueves, el secretario de las fuerzas armadas dominicanas, teniente general Rafael Peña Antonio, dijo a la prensa en la ciudad oriental de Higuey que Haití había rechazado un ofrecimiento de soldados.

Peña dijo que aunque Haití tenía la potestad de rechazar la oferta, los líderes de ambos países deberían analizar la decisión. "Lo que queremos es ayudar", dijo. "Es una situación desastrosa y decidimos (enviar tropas), pero es una decisión suya que hay que respetar".

El presidente dominicano Leonel Fernández había ofrecido enviar más de 300 soldados cuando se reunió esta semana con el presidente haitiano y otros líderes internacionales.

El canciller Carlos Morales dijo el jueves que todavía hay una "gran confusión" en torno de la oferta.

"De vez en cuando, los militares tienen que incursionar en territorio haitiano. Lo que se habló con el presidente Fernández fue que no fuesen parte del ejército dominicano, sino como parte de la misión de paz. Son soldados que estarán con ayuda humanitaria, que se entienda", agregó.

El embajador haitiano Fritz Cineas acusó a la prensa de distorsionar la situación y dijo que todas las fuerzas internacionales en Haití han sido admitidas bajo condición de paz, no de guerra ni de ocupación.

"Haití es una nación soberana, pero en esta situación estamos conscientes de nuestra debilidad y estamos recibiendo con alegría la contribución pacífica de las naciones amigas", explicó.

Haití y la República Dominicana se han visto afectadas por la desconfianza mutua, en parte debido a hechos del pasado, incluso invasiones militares haitianas a la Dominicana en el siglo XIX y la matanza de 10.000 haitianos por parte de dominicanos en la década de 1930.

Mientras otras naciones hispanoamericanas celebran su día de independencia en la fecha que se liberaron del régimen español, la República Dominicana celebra el día en que el gobierno haitiano fue desalojado de su parte de la isla.

Ambos países tienen más de nueve millones de habitantes, pero Haití tiene la mitad de territorio y se ve afectado por una extrema pobreza. La migración ilegal de haitianos a la Dominicana también ha afectado las relaciones entre los dos vecinos en el Caribe, aunque la economía dominicana depende de haitianos que hacen los trabajos más forzados que muchos dominicanos no quieren.