domingo, 21 de febrero de 2010

ARDE AFGANISTÁN: EL TALIBÁN RESISTE EN HELMAND Y SE REFUERZA EN MARJAH. EEUU Y OTÁN NO LOGRAN HACER PIE

ANSA LATINA
AFGANISTAN:TALIBANES RESISTEN EN MARJAH,KARZAI CRITICA
La ISAF volvió a aceptar este sábado que hay resistencia a su ofensiva contra bastiones talibanes en Helmand, sur de Afganistán, mientras el presidente Hamid Karzai se quejó ante el parlamento por las víctimas civiles que causan esas acciones, incluso mostrando una foto de una niña que quedó huérfana tras un bombardeo de la OTAN.

Los combates en Helmand siguen siendo "difíciles", en la zona de la ciudad de Marjah y otros puntos, reportó la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), de la OTAN.
En un parte, la ISAF reconoce ese estado de dificultad en el noreste y oeste de Marjah, y que "la actividad de los insurgentes no está limitada a esas áreas".

Inicialmente, el gobierno afgano había dado por triunfante a la operación en Marjah, lo que fue desmentido por los talibanes.

Hace una semana, el 13 de febrero, el ministro de Defensa afgano, general Abdul Rahim Wardak, anunció la conquista de Marjah por parte de las fuerzas pro-gubernamentales, aunque luego fuentes del ejército afgano aclararon que el funcionario se refería a 70 por ciento de la ciudad.
Luego, el viernes, el general británico Nick Carter admitió que en realidad tardarán de "25 a 30 días" para controlar toda la zona.

El informe de la ISAF dijo que mientras prosigue la acción militar, están en curso iniciativas para "estabilizar la seguridad", con despliegue de fuerzas de la Gendarmería afgana en el distrito de Nad Ali y en parte de Marjah.

El gobernador de Nad Ali lanzó un mensaje con un número telefónico para invitar a los combatientes talibanes a dejar las armas y "reintegrarse a la sociedad civil".
Además, la ISAF dijo que junto al ejército afgano busca "reducir la posibilidad" de causar víctimas entre los civiles.

En tanto, el presidente de la Comisión Independiente para los Derechos Humanos de Afganistán, Abdur Rahman Hotaki, declaró que al prolongarse la ofensiva militar, llamada Mushtarak (Juntos), se deteriora la situación de derechos humanos en la zona.

Hotaki declaró a la agencia de noticias local Pajhwok que las cifras oficiales sobre víctimas civiles y las familias que deben dejar la zona son inferiores a las verdaderas.

Las fuerzas de seguridad de la provincia hablaron de 15 civiles muertos y 1.500 familias desplazadas que se refugiaron principalmente en Lashkargah, capital de Helmand, pero Hotaki dijo que "las cifras a nuestra disposición son 21 muertos, entre ellos 5 niños, y 2.800 familias desplazadas del conflicto".