lunes, 22 de febrero de 2010

ARGENTINA: APARECIÓ RABIA EN MISIONES

MISIONES ON LINE (ARGENTINA)
Dispusieron la cuarentena de la zona afectada por rabia

Se llevará a cabo un refuerzo en los controles a fin de evitar la propagación. Vacunarán a los animales susceptibles y se restringirá el movimiento de ganado en las áreas afectadas.

Atento a la confirmación de la presencia rabia paresiante en zonas de Montecarlo y Caraguatay, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) dispuso llevar a cabo un refuerzo en los controles sanitarios a fin de evitar la propagación de la enfermedad a otros establecimientos y regiones, y el contagio a las personas por medio de un control preciso de los movimientos del ganado y de los productos y derivados que pudieran estar contaminados.
Las diferentes acciones llevadas a cabo, surgen de las medidas adoptadas por el Médico Veterinario Luis Lozano, a cargo de la oficina local de Montecarlo del Centro Regional Corrientes - Misiones del Senasa y disponen la cuarentena de los establecimientos afectados, la vacunación de todos los animales susceptibles y la restricción de movimientos dentro de las zonas afectadas.
La semana pasada el Ministerio del Agro detectó cinco casos de rabia paresiante en Montecarlo y Caraguatay.

La situación obligó a la postergación de la nueva edición de la Fiesta Provincial del Ternero que estaba previsto desarrollarse del 26 al 28 de este mes.

En alerta
La rabia paresiante es una enfermedad infecciosa que afecta a todos los animales de sangre caliente y que la principal vía de infección es a través de mordeduras de murciélagos hematófagos y es endémica en zonas tropicales como el Norte de nuestro país. Los signos clínicos aparecen después de un período promedio de incubación de tres semanas y comienzan con debilidad de los miembros posteriores, combamiento y balanceo de los cuartos traseros al caminar, sigue con incoordinación de movimientos y salivación.

No hay tratamiento médico eficaz, solo el aislamiento de los animales sospechados y confirmación post morten a partir de la necropsia que debe ser realizada por un profesional veterinario con la posterior remisión de muestras de tejido nervioso y la denuncia ante el Senasa.